Related Stories

Maria Valdez fue diagnosticada con artritis reumatoide a los 4 años de edad. Poco a poco la enfermedad empezó a debilitar sus articulaciones y a los 9 años ella apenas podía caminar. Para sus 18 años Valdez estaba en una silla de ruedas.

La joven, de ahora 24 años, nunca había recibido el tratamiento o las medicinas adecuadas para ralentizar la enfermedad debido a la falta de asistencia médica a familias pobres en su país natal de Panamá. Una cirugía para reemplazar sus caderas que estaban fusionadas le costaría $4.000.

Pero su vida cambio drásticamente al conocer al doctor Douglas A. Dennis, reconocido cirujano ortopédico y director de Operation Walk Denver, un programa de voluntarios de medicina de Colorado que ofrece tratamientos de cirugía ortopédica avanzada a personas pobres en Latinoamérica.

Durante la misión de Operation Walk Denver en Panamá en noviembre de 2010, el Dr. Dennis recuerda la sonrisa de Valdez después de la operación que le devolvería el movimiento en las piernas.

"Fue una de las cirugías más complicadas que hice en mi vida", señaló el Dr. Dennis. "Reemplazamos primero una cadera y luego la otra y al día siguiente Maria dio sus primeros pasos en 11 años".

Valdez es una de más de 600 personas que se han beneficiado del trabajo humanitario de Dennis y de su mano derecha, el asistente de médico James "Jim" Boyle. La labor de estos dos médicos en Panamá fue reconocida por el gobierno con la medalla de la Orden de Manuel Amador Guerrero, el máximo reconocimiento por meritos civiles a una persona en ese país. Las medallas fueron entregadas a Dennis y a Boyle por la primera dama de Panamá Marta Martinelli en noviembre.

"Son verdaderamente héroes, y me da mucho gusto que hayan sido reconocidos por sus grandes corazónes y su servicio desinteresado", señaló Randy Haffner, director ejecutivo de Porter Adventist Hospital en Denver, donde Dennis y Boyle trabajan.

Durante su carrera médica de más de dos décadas, Dennis, de 57 años de edad, ha demostrado un gran compromiso en el avance de la cirugía ortopédica y el diseño de implantes de cadera y rodilla. Él es presidente del National Knee Society, ex presidente de American Association of Arthritic Hip and Knee Surgeons y miembro de varias organizaciones de cirujanos ortopédicos. Operation Walk Denver es una avenida para continuar contribuyendo su pericia en esta área de medicina, dijo Dennis.

"Me siento bendecido por todo lo que tengo, y siempre he querido contri-buir mis habilidades a los que más lo necesitan", dijo. "¿Qué es lo mejor de esta labor? Ver a Maria o otros pacientes caminar".

Operation Walk Denver es una misión médica extraordinaria que desde su fundación en el 2003 ha rehabilitado a cientos de pacientes con condiciones debilitantes de articulaciones y huesos en Panamá, Nicaragua, Guatemala y la República Dominicana. La misión es parte de un programa nacional que ahora cuenta con misiones en 12 ciudades. El equipo de Denver asistió en la creación de los equipos de Boston y Philadelphia.

Dos veces al año, Dennis reúne un grupo de 50 a 60 cirujanos, doctores, anestesiólogos, fisioterapeutas y enferme-ras, entre otros voluntarios, con el fin de realizar cirugías ortopédicas de hasta 60 personas necesitadas en uno de los países. En los pasados cinco años, Operation Walk Denver ha realizado cirugías de reemplazo de articulaciones en el Hospital Santo Tomás en la Ciudad de Panamá con la asistencia de otros cirujanos y voluntarios de medicina de la ciudad.

Meses antes de la misión, el grupo manda 8 toneladas de cargamento médico a un costo de $25.000, según Boyle, el coordinador médico de la misión. Tener el equipo necesario es sumamente importante para realizar las cirugías con seguridad y prevenir infecciones, dijo.

Aileen Paez ayuda a Maria Valdez a dar sus primeros pasos después de una operación para reemplazar sus caderas en la ciudad de Panamá en noviembre de 2010.
Aileen Paez ayuda a Maria Valdez a dar sus primeros pasos después de una operación para reemplazar sus caderas en la ciudad de Panamá en noviembre de 2010. (Cortesía de Edward Ammon)

"Desde los implantes, hasta los instrumentos quirúrgicos, las medicinas y curitas llevamos todo lo que necesi-tamos para que estas personas reciban el mismo tratamiento que la gente aquí", dijo Boyle.

Boyle, de 40 años de edad, ha traba-jado junto al Dennis por 15 años y se encarga de revisar el historial médico de hasta 150 personas antes de cada viaje y preparar la lista de los pacientes que califican para las cirugías.

"Yo les digo a mis pacientes, 'Tu no naciste para quedarte en una silla de ruedas. El señor tiene mejores planes para ti', y eso es precisamente lo que pienso con Maria. Ahora ella tiene la oportunidad de caminar y jugar básquetbol," dijo.

El cariño y cuidado del personal de la misión alivia la ansiedad de los pacientes y de sus familiares. Muchos de ellos les dan regalos hechos a mano a los doctores y otros los visitan cuando regresan al país. El 28 de abril el grupo regresará a la Ciudad de Panamá donde Valdez espera reunirse con los doctores.

"Estoy muy emocionada de verlos", dijo Valdez desde su hogar a tres horas de la ciudad. "No existen muchas personas en el mundo con un corazón tan grande, con esa amabilidad. Su equipo tiene mucho cariño hacia sus pacientes. Yo pensé que no volvería a caminar, y ellos al operarme me devolvieron mi vida".

Constantino Valdez, el padre de la joven, está a la expectativa de reencontrarse con los doctores. "Para mi es un milagro que Dios nos ha enviado porque Maria llevaba mucho tiempo sufriendo y es una alegría verla mejor. Sin los doctores esto que vivimos ahora no se hubiera logrado en Panamá", dijo.

La experiencia también cambia la vida de los voluntarios, como la de la fisioterapeuta Aileen Paez, quien ha sido parte de la misión desde su inicio. 

"Yo me beneficio de todo el trabajo que hacen los cirujanos y su equipo porque yo veo a los pacientes dar sus primeros pasos. Soy testigo del milagro de verlos caminar de nuevo", dijo. "La experiencia me ha hecho una mejor madre, una mejor fisioterapeuta. Ha hecho que aprecie más mi vida y el sistema médico en este país".

Aparte de realizar las operaciones y rehabilitar a los pacientes, el equipo de Operation Walk Denver también tiene la misión de servir de mentores para sus contrapartes en los países que visitan, señaló Dennis. En el trascurso de la semana de tratamientos, un grupo de voluntarios médicos del país asisten al equipo de Denver. El cirujano señaló que su equipo quiere dejar un legado de cuidado de salud al país donde vayan.

"Yo educo a los cirujanos, Jim educa a los asistentes de médico y la enfermeras por igual. Al final de la semana, mi enfermera quirúrgica está a mi lado, pero la enfermera de Panamá es la que me entrega los instrumentos", dijo.

Paez señaló que en su misión próxima, las fisioterapeutas de Colorado invitaron a estudiantes de cuatro escuelas de fisioterapia de la Ciudad de Panamá para que participen en talleres educativos.

La terapeuta Aida Amador, quien trabaja en una clínica privada allí, asistirá en los cursos médicos.

"La ayuda que nos traen con los cursillos que nos dan es invaluable no solamente para los terapeutas sino también para los estudiantes de fisiotera-pia y medicina", dijo. "El trabajo que hacen, la verdad, les cambia la vida a todos los pacientes".

Esta labor humanitaria no podría ser posible sin las donaciones de implantes que suman a $800.000 al año y la asistencia de Porter Adventist Hospital, que facilita equipo médico y medicinas. Dennis señaló que el grupo necesita de $100.000 a $150.000 en fondos privados para financiar cada viaje.

Pero las donaciones no siempre llegan a tiempo. Es por eso que Operation Walk Denver inició recientemente una campaña para crear un fondo de beneficencia de 4 millones de dólares. El equipo espera la participación de la comunidad latina del estado.

"Queremos que todos tengan la oportunidad de contribuir. Lo más difícil de cada viaje es decir alguien que realmente necesita cirugía, 'Espero que podamos ayudarte la próxima vez' y decirles que no estamos seguros cuando será la próxima vez. Si nosotros no ayudamos a estas personas nadie lo va a hacer," dijo.


Operation Walk Denver

Para mayores detalles acerca de las misiones de Operation Walk Denver o para contribuir fondos, llame al 303.715.7605 o visite operationwalkdenver.org.

Números por viaje
50 a 60 voluntarios de medicina
8 toneladas de cargamento
$25.000 para enviar cargamento
50 a 60 pacientes
70 a 80 articulaciones reemplazadas
Más de 1.000 pacientes en la lista de espera