Related Stories

Hace cuatro años la profesora Alexandria Ralat estaba hablando con sus estudiantes del tercer grado acerca de animales y les preguntó si tenían mascotas.

Una niña levanto la mano y dijo, "Teníamos un conejo".

Ralat, quien es una profesora de aprendizaje del idioma inglés comos segunda lengua pensó que la niña estaba hablando en el tiempo incorrecto y respondió, "¿Bueno, cariño, quisiste decir que tienen un conejo?"

"Teníamos un conejo pero mi papá lo tuvo que matar con una roca y cocinarlo para alimentar a nuestra familia", dijo la niña. 

En ese momento Ralat, quien ahora enseña el sexto grado en Molholm Elementary School en el Condado de Jefferson, se dio cuenta que tenía que hacer algo, dijo.

(Leah Millis/Viva Colorado)

Más del 90% de los 482 estudiantes en Molholm califican para el desayuno y almuerzo gratis o reducido, y un 10% no tienen hogar. La mayoría de ellos son latinos.

"Los niños no estaban comiendo por más de 17 horas, y eso estaba afectando su rendimiento académico", ella dijo.

Como respuesta a la necesidad de alimentar a estudiantes antes y después de la escuela, Ralat y el Dr. Richard Archer fundaron Feeding Minds-Enriching Lives (Alimentando Mentes-Enriqueciendo Vidas) en el 2008. Su misión es de abastecer alimentos nutritivos a niños y sus familias mediante una despensa dentro de la escuela. Esto ayuda con la carga financiera de familias que califican. La organización también ofrece ropa, útiles escolares y experiencias culturales para los niños. 


Advertisement

"No pienso que es correcto tener tantas familias sin hogar y familias que tienen que elegir entre pagar la renta y comprar comi-da", dijo. "No es un regalo, es darles una mano".

El 26 de febrero, los esfuerzos de Ralat fue reconocido por el Hispanic Annual Salute, una organización sin fines de lucro que resalta el trabajo de voluntariado en la comunidad hispana. La organización donó $1.000 a Feeding Minds-Enriching Lives y recaudó $6.000 en donaciones.

(Leah Millis/Viva Colorado)

La vice presidenta de la mesa directiva de Hispanic Annual Salute Kathy Berumen dijo que Ralat ejemplifica la noción de devolver a la comunidad y ayudar a otros a prosperar sin importar quienes sean.

"Lo especial de Alexandria es que ella reconoció que había una necesidad en la comunidad hispana y tuvo la habilidad para formular un plan, para crear algo eficaz.La diferencia que ella tiene en la vida de los niños es simplemente excepcional", dijo.

Ralat, de 39 años, nació en Denver y se crió en el área de Ruby Hill en una familia de cuatro niños. Su padre era un maquinista puertorriqueño y su mamá era una ama de casa de descendencia alemana y española. Ella se graduó de Kennedy High School y eventualmente recibió un bachillerato y maestría de Colorado University en Denver.

Ralat dijo que su madre le enseñó a ser generosa, especialmente con niños quienes podrían no tener recursos ni apoyo.
"Los niños del vecindario que no tenían a donde ir siempre tenían un lugar en la mesa de mi mamá", dijo Ralat. "Mi mamá me inculcó que todos eran tus hijos. Ella nunca dijo un poco para mi y nada para ti".

Cada dos semanas, más de 50 familias reciben de la despensa un promedio de 200 libras de alimentos cada una. El relevo financiero es de $790 mensuales, que según Archer, puede ser gastado en renta, gasolina, medicina y ropa. El ingresó promedio de familias que buscan ayuda de Feeding Minds-Enriching Lives es de $8.500 anuales.

"Es una gran ayuda lo que nos dan", dijo Yesenia Castillo, quien tiene tres niñas y es voluntaria de la despensa. "Yo la veo como una hermana mayor que las orienta a mis niñas y nos ayuda sin juzgarnos".

Castillo y su esposo tenían estabilidad financiera hasta que él perdió uno de sus trabajos en construcción. Las horas de Yesenia también fueron recortadas y la familia apenas puede pagar la renta, dijo.

Archer indicó que la despensa ha tenido un impacto positivo en la comunidad y en la vida de los clientes. Una ex estudiante de Ralat ahora estudia leyes en Harvard University, y otra familia ha comenzado su propio negocio de catering y donará un porcentaje de sus ingresos a la despensa.

 

"Para aquellos quienes se apartan del problema de tener niños hambrientos en un estado agrícola, en el Siglo 21, en una área urbana, les digo, 'Estos niños no se van a marchar, así que, ¿Qué es lo que vas a hacer al respecto?'", preguntó Archer. "Estos niños tienen el derecho y la habilidad de salir adelante y hacer buenas cosas. No podemos dar techo a todos, pero podemos darles de comer hasta por lo menos el próximo día".

To get involved. Para involucrarte

If you would like to contribute or volunteer, call 303.948.4993 or visit http://feedingmindsfoodpantry.org.
Si quiere contribuir o ser voluntario, llame al 303.948.4993 o visite http://feedingmindsfoodpantry.org.