Crecer en una familia latina tradicional y católica es sin duda difícil para un joven gay. Ser seropositivo es como añadirle sal a la herida.

Al menos eso es lo que sentía el extraordinario diseñador de modas Mondo Guerra, quien estará de regreso en el programa televisivo Project Runway a finales de este año como uno de los 13 concursantes en la edición All Stars del popular reality show.

"Se remonta al respeto y la moral de la religión católica. Con mi familia, me asustaba. Realmente me asustaba. Tenía miedo de hablar de ello debido al rechazo", dijo Guerra, quien creció en Arvada. El mexico-americano de quinta generación dijo que se siente muy conectado a sus raíces, las que influyen en su trabajo, a pesar de no hablar español.

"Fue suficientemente difícil declararme gay cuando tenía 18 años. Cuando esto sucedió, me sentí como que ser seropositivo es el resultado de ser gay, y así es como mi familia lo va a ver, y eso da miedo porque sentía como que me podían repudiar", dijo.

Por lo tanto durante 10 largos años, Guerra no dijo nada. Y luego, en un instante, le reveló su resguardado secreto al mundo entero durante uno de los retos que enfrentó como concursante en la octava temporada del show, en el cual Guerra no ganó el puesto de mejor diseñador, pero fue el subcampeón. Al pedirle que usara un momento personal como inspiración, Guerra diseñó un par de pantalones adornados con signos más. Cuando uno de los jueces le pidió una explicación, Guerra divulgó: "Estos signos más son en realidad signos positivos. He sido seropositivo durante 10 años".


Advertisement

Más tarde, Guerra dijo que no planeaba revelar su secreto en el show, pero que "su tiempo" había llegado y era una oportunidad para hablar del tema.

"Yo no pensé en las consecuencias hasta un par de días después cuando todavía estaba en el show y me asustó volver y tener que hablar con mis padres al respecto", explicó. "Pero tenía que pasar, y yo [hablé con ellos] antes de que el episodio fuera emitido, y ellos respondieron dándome mucho ánimo".

Mondo Guerra.
Mondo Guerra. (The Denver Post)

Mike Barnhart, propietario de Beauty Bar en Denver, donde se llevaron a cabo fiestas para ver los episodios de la temporada 8 en las que Guerra era el invitado de honor, recuerda vívidamente el día en que ese episodio salió al aire.

"Fue un momento muy impactante. Había probablemente entre 300 y 400 personas esa noche, y muchas de ellas estaban llorando ", dijo. "La mamá y el papá, y los tíos y tías, y los primos [de Guerra] y todo el mundo estaba aquí".

Prueba del inquebrantable apoyo que Guerra dice ha recibido de su unida familia latina, el cual hoy no puede creer que alguna vez puso en duda.

"Ellos respondieron con una gran admiración por la postura que tomé no sólo como su hijo, pero como un posible modelo para otra gente", dijo Guerra, quién está devolviendo el favor participando en campañas educativas acerca del VIH/SIDA.

Con ese fin, Guerra ha lanzado la campaña nacional de educación sobre el VIH llamada Living Positive by Design (Viviendo de una manera positiva por diseño). La idea es de alentar a las personas que son seropositivas a ser proactivos, a trabajar con sus médicos para atender la enfermedad y a evitar que ésta se apodere de sus vidas, sus aspiraciones. Algo que Guerra tuvo que aprender a la mala.

"Por mucho tiempo, yo estaba tan deprimido y tan solo que realmente me estaba carcomiendo, y realmente se llevó todo lo que amo en mi vida. Y mucho de esto fue mi creatividad. Me estaba matando tanto artísticamente, porque yo lo había permitido ", dijo el graduado de Denver School of the Arts.

"Cuando yo estaba muy enfermo y toqué fondo en el hospital durante la Navidad, con un recuento de células T de 14 (el recuento normal es entre 500 y 1.500), supe que no podía permitir que esto se llevará todos mis sueños como lo había hecho durante los últimos ocho años".

Fue un momento decisivo para Guerra y uno que él no tomó a la ligera. Lo primero en su lista: establecer nuevas metas.

Con el tiempo, hizo una audición y ganó un puesto como concursante en Project Runway, convirtiéndose rápidamente en el favorito de los fanáticos gracias a sus diseños únicos y una personalidad sociable.

"Él es una gran persona, un gran personaje, y tiene mucha confianza al hablar con la gente", dijo Barnhart, quien ha conocido a Guerra por 14 años.

Tocar fondo, entonces, no parece haber sido en vano. Ahora Guerra siente que tiene un nuevo propósito en la vida.

"Creo que ahora he sido puesto en esta tierra, no sólo para crear y hacer un trabajo artístico, sino también para hablar de esto", dijo. "Ver lo que he logrado después de dejar esto de lado, creo que es muy inspirador. Creo que algunas personas necesitan ese estímulo aunque sea algo tan tonto como ver a alguien en un reality show".