Related Stories

Rara es la vez que al hablar con un costarricense la frase "pura vida" no sea parte de la conversación - a veces hasta más de una vez.

Y es que para los Ticos (o costarricenses), "pura vida" es una frase versátil. Se puede usar como saludo o despedida, para expresar satisfacción o insatisfacción, reemplaza a gracias y de nada, pero más que todo describe un estado de ánimo de plena felicidad. Para muchos, es la esencia del costarricense.

"En Costa Rica, como no hemos tenido guerras y hambre, entonces la gente no está maleada todavía", dijo Silvia Gutierrez-Raghunath, una Tica que nació en un pueblo fronterizo, pero se crió en San José. "La gente tiene paz adentro".

Y con razón. Costa Rica abolió su ejercito en 1949 y es uno de 22 países en el mundo - y el único en Latino América - que ha sido continuamente democrático por más de 50 años. Además no corrió la misma suerte de la mayoría de los países en Centro América que se vieron envueltos en interminables guerras civiles a finales del siglo 20.

Es tal vez por eso que la comunidad costarricense en Colorado, la cual celebró el día de su independencia el 15 de septiembre, cuenta con solo unas 1.000 personas, según el censo del 2010. A diferencia de muchos otros inmigrantes que vienen a Estados Unidos huyéndole a la pobreza y la falta de trabajos, Costa Rica cuenta con el nivel de vida más alto de la región, de acuerdo al Departamento de Estado de Estados Unidos.

Antes de venir a Denver, Gutierrez estaba viviendo los beneficios de esa estabilidad económica en su país. Según ella, estaba pasando por "la mejor época de su vida". Había terminado su maestría, tenía un buen trabajo y estaba a punto de casarse. Pero después de una traición amorosa, canceló su boda y quiso cambiar de ambiente. Como tenía una amiga que estudiaba en Colorado, decidió venir a probar su suerte.

"Los primeros tres meses fueron los más duros para mi, sentimentalmente, profesionalmente", dijo Gutierrez, quien, como muchos otros inmigrantes, tuvo que empezar de cero cuidando niños por falta del idioma. "Fue un choque cultural porque yo me sentía como analfabeta aunque tenía un master's degree".

Pero Gutierrez dice que, en parte, eso fue lo que la impulsó a seguir adelante y hoy trabaja como investigadora en temas de salud para Denver Health. Aunque nunca pensó en quedarse en Estados

Unidos permanentemente, Gutierrez ya tiene 15 años en Denver. Pero ahora que es madre, sueña con regresar a Costa Rica.

"Tenemos un plan de 5 años porque me he dado cuenta que yo no quiero que mi hijo crezca acá si las escuelas no cambian".

Mapa de Costa Rica
Mapa de Costa Rica

Gutierrez dice que su esposo, a pesar de ser de la India, ha aceptado sin problema la idea de emigrar a
Costa Rica.

"Conoce y le encanta lo tranquilo que es. Es otro modo de vivir, sin estrés", dijo.

Aunque no tan específicos, los planes de Merlie Walters-Meis - otra costarricense que vive en Denver desde hace más de 10 años - son similares.

"Yo nunca tomé la decisión de vivir acá, entonces siempre tengo sueños de volver", dijo Walters-Meis refiriéndose al hecho de que, aunque vino por su propia cuenta a un programa de intercambio cuando terminó la universidad en Costa Rica, su idea nunca fue quedarse para siempre. 

Pero lo que comenzó como un simple intercambio de verano trabajando en Keystone por una temporada de seis meses a finales de los 90 con el propósito de aprender inglés se convirtió en una nueva vida en Denver para Walter-Meis. Hace tres años se casó con un californiano y hoy tienen un hijo de un año.

"Sí vamos a regresar, sino permanentemente, 6 meses [aquí] y 6 meses [allá]", dijo Walters-Meis, quien nació en Puerto Limón, en la costa del Caribe. "Queremos comprar una casa en la playa. Ir y venir quizás".

Mientras tanto, Walters-Meis se está asegurando que su hijo tenga claro de donde vino.

"No es que no quiero que sea gringo, pero yo quiero que él mantenga mis raíces. Ya le enseñé a bailar salsa", dijo riendo.

 

Para asegurarse que pueda comunicarse con su familia en Costa Rica, ella le habla al niño en español y su esposo le habla en inglés.

Gutierrez está haciendo lo mismo con su hijo de cuatro años.

"Él dice que él es Tico", dijo Gutierrez de su hijo quien ya ha visitado la tierra natal de su madre. "Yo soy bien fanática de mi país. Ya tengo dos años sin ir a Costa Rica y ¡cómo la extraño a la Ticolinda! ¡Cómo la extraño!".

Walter-Meis siente lo mismo: "Lo que más extraño de Costa Rica es la cultura. La gente que es muy amigable y espontanea. Extraño la comida, el clima cálido, la playa".

Son las mismas características que han hecho que este pequeño país en América Central se convierta en un popular destino turístico, según Margi Arnold, dueña de la agencia de viajes Creative Travel Adventures en Denver.

"Creo que la mejor parte de Costa Rica es su diversidad. Tiene playas, montañas, bosques tropicales, volcanes, aguas termales. La gente es muy amigable, educada y conocedora", dijo Arnold, quien, en sus 22 años en la industria del turismo, ha visto con sus propios ojos el aumento en popularidad de este destino entre los turistas.

De hecho, desde hace unos años, Frontier Airlines comenzó a ofrecer vuelos directos desde Denver tanto a San José, la capital de Costa Rica, como a las playas de Liberia, durante la temporada alta.

Además de su atractivo turístico, Costa Rica también ha llamado la atención de aquellos que buscan retirarse fuera de Estados Unidos.

Algo que no sorprende a Gutierrez.

"Costa Rica es el país más precioso que hay en el universo", dijo, añadiendo que si el plan de regresarse dentro de cinco años no resulta, al final va a terminar ahí ya que ella también piensa retirarse en su tierra.


Un santuario para tortugas

Todos los años entre junio y diciembre, cientos de tortugas marinas hembras llegan a Costa Rica para poner sus huevos. Cinco de las siete diferentes especies de tortugas marinas en el mundo participan en este ritual de supervivencia en este país centroamericano.

Una de ellas es la tortuga lora, en la foto de arriba, que ha elegido la playa Ostional, en la costa norte del Pacífico de Costa Rica, como una de las pocas playas en el mundo para poner sus huevos. La tortuga lora llega en la masa y pone más de 100 millones de huevos durante la temporada de anidación de una semana.

Otra especie es la tortuga laúd, que se encuentra en peligro de extinción. Es la tortuga marina más grande del mundo y la que viaja más lejos.


RECIPE

Gallo Pinto
 Ingredientes:
1 libra de frijoles negros (frescos o secos)
8-10 racimos de cilantro fresco, picado
1 cebolla chica o  mediana picada
½ pimiento dulce rojo o amarillo chico picado (opcional)
2 tazas (350 ml) de arroz blanco
½ cdta. (2.5 ml) sal
1 cda. (15 ml) aceite vegetal
1-3 cda. de aceite para freir el Gallo Pinto

Preparación:
Tapa los frijoles con agua fresca, añade sal y deja que hiervan. Tapa la olla, reduce el fuego a lento y deja que se ablanden (3 horas).

Añade 1 cda. de aceite a una olla grande y frie el arroz seco por dos minutos a fuego medio. Después añade la mitad de la cebolla, pimiento dulce y cilantro picado y frielos por otros 2 minutos. Añade agua o caldo de pollo, deja que hierva, tápalo y baja el fuego y deja que se cocine hasta que el arroz se ablande (20-35 minutos).

Usa entre ½ y 1 taza de "agua negra" de los frijoles. Frie el arroz y los frijoles, con el resto de la cebolla, pimiento y cilantro picado en aceite vegetal hasta que la cebolla esté transparente. Puedes añadir un poco de cilantro fresco picado justo antes de servirlo.

- Cortesía de Silvia Gutierrez-Raghunath