Juan Patraca, un inmigrante de Veracruz, México, publicó recientemente un libro de poesía titulado  Rimas, Líderes, Patraca , el cual trata del tema de la
Juan Patraca, un inmigrante de Veracruz, México, publicó recientemente un libro de poesía titulado Rimas, Líderes, Patraca , el cual trata del tema de la justicia social.

Juan Patraca, un empleado de limpieza, se ha enfrentado con empleadores injustos tanto en México como en Denver, y ha transformado su enojo de la manera inapropiada en la que se trata a los trabajadores en dos libros de poesías, publicados por él mismo.

Su nuevo libro, "Rimas, Líderes, Patraca", cubre las vidas de dirigentes del movimiento por los derechos civiles. En su libro, Patraca dedica páginas a Mahatma Gandhi y a César Chávez, y a otros líderes menos conocidos como Mitch Ackerman, el vicepresidente ejecutivo internacional de Service Employees International Union.

"Quise escribir sobre personas que cambiaron el mundo por medio de su manera de vivir, o sus pensamientos, o sus acciones", dijo Patraca, de 47 años y originario de Veracruz, México.

Su nuevo libro es diferente de sus poemas autobiográficos, llamado "32 Biografías Para Gente Sencilla", publicado por él mismo en el 2009, en el que Patraca se enfoca en sí mismo.

Patraca dedica su nuevo libro a "todos los trabajadores, quienes día tras día sin desmayar construyen y habitan todas las regiones que existen en el universo".

Patraca ha luchado por la justicia de los trabajadores desde su primer empleo en una maquiladora en Agua Prieta, una ciudad cerca de Arizona en Sonora, México. Al enterarse de que se esperaba que los empleados trabajen 80 horas a la semana por sólo $40, Patraca se decidió a ayudar a formar un sindicato.

Esa experiencia lo inspiró a comenzar a escribir su primero libro.


Advertisement

Tras trabajar en otra maquiladora en una ciudad cerca de la frontera con Texas, en el 2001 Patraca obtuvo una visa para trabajar en Estados Unidos. Y le dijo al oficial que le entregó la visa que vendría a Estados Unidos para cumplir su sueño:

"Quiero escribir un libro", le dijo Patraca a ese hombre.

Patraca escribió ambos libros durante sus viajes a sus trabajos en Denver. Sus experiencias de trabajar en Estados Unidos inspiraron sus poesías. En su primer trabajo, cortando árboles, su jefe le pagaba la mitad y le gritaba obscenidades. Eventualmente, Patraca tuvo que presentarse con un abogado para recibir los salarios adeudados.

Patraca también cuenta la historia de otro jefe que amenazó con despedir a todos los limpiadores latinos si se declaraban en huelga.

"Ustedes no tienen derechos en este país. Por eso, ustedes son personas desechables", dijo Patraca que le habría dicho ese empleador.

"Yo no soy una persona desechable", le respondió Patraca a su jefe, dijo. "Me declaro en huelga. Voy a marchar. Y voy a elevar mi voz para cambiar el sistema".

Patraca pasa mucho tiempo en las bibliotecas y en los libros de clubes en español en varios lugares del estado. Por ejemplo, frecuentemente lee sus poemas en la Biblioteca Pública de Boulder y en la Biblioteca Pública Eloise May en Denver. Es en esos eventos donde vende la mayoría de sus libros.

El año pasado, Patraca leyó sus poemas para el Día de la Madre en Eloise May.

 "Leyó un poema para su madre y todos se emocionaron", dijo la bibliotecaria Nancy Gillespie.

"Uno puede darse cuenta que él vive sus poesías".