De niño Joaquín Liebert esperaba ansiosamente la llegada de Halloween. Ahora, a los 35 años de edad, el ha adoptado una antigua tradición que le permite honrar la vida de sus antepasados sin dejar a un lado su festividad favorita.

El 31 de octubre del 2010, Liebert tuvo la oportunidad de celebrar Día de los Muertos y Halloween junto a miembros de la comunidad latina en la primera fiesta del Día de los Muertos del Centro Su Teatro.

"Yo pienso que es estupendo", dijo el profesor de teatro. "Esto es lo mejor de este país, poder adoptar una costumbre significativa en nuestra cultura y al mismo tiempo festejar otra que nos es familiar".

Por siglos los indígenas en Latinoamérica participaron de rituales que celebraban la vida de sus ancestros y familiares fallecidos. Esta tradición que sufrió un gran cambio en la época colonial, se ha transformado nuevamente al ser importado de México por artistas Chicanos, según Regina Marchi, autora del libro Day of the Dead in the USA (Día de los Muertos en los Estados Unidos).

Antes de 1970, el Día de los Muertos era una celebración relativamente desconocida en los Estados Unidos. Cuatro décadas después, esta tradición se ha convertido en la festividad de más crecimiento en este país dijo Marchi.

"No solo ha crecido pero ha atraído a muchas personas que no son latinas, quienes se han dado cuenta de que esta celebración les permite recordar a sus seres queridos con una festividad colorida", dijo.


Advertisement

El Día de los Muertos es una celebración Mexicana y centroamericana de origen prehispánico que honra a los difuntos el 1 y 2 de noviembre y coincide con las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. La festividad incluye la elaboración de detallados altares con flores llamadas cempaxóchitl o flor de muertos. Las ofrendas que se colocan cerca a los retratos de los difuntos incluyen calaveras de dulce, bebidas tradicionales y pan de muerto.

Marchi investigó la transformación de esta festividad en los Estados Unidos por 8 años. Durante este tiempo ella entrevistó cerca de 80 personas en Latinoamérica y ciudades en este país. Ella descubrió que en los Estados Unidos el Día de los Muertos es una festividad de carácter público que se celebra en museos, bibliotecas, colegios y centros comunitarios. Una costumbre diferente a las celebraciones privadas y solemnes en Latinoamérica.

En muchas ocasiones aquí los altares que son erigidos en honor a los difuntos se han convertido en un medio para celebrar la vida y labor de personalidades latinas. En otros casos estos altares comunican las problemáticas que enfrentan diversas comunidades.

Lisa Rosales works on building a traditional alter for the Day of the Dead  art exhibition at the CHAC gallery on Sante Fe Drive on October 18, 2011.
Lisa Rosales works on building a traditional alter for the Day of the Dead art exhibition at the CHAC gallery on Sante Fe Drive on October 18, 2011. (Manuel Martinez/VivaColorado)

"En vez de honrar a un individuo, ellos recuerdan a un grupo de personas que han muerto a causa de conflictos socioeconómicos o políticos", señaló Marchi. "Las comunidades crean altares en honor a mujeres victimas de la violencia domestica, aquellos que mueren cruzando la frontera, los trabajadores que fallecen al ser envenenados por pesticidas, o simplemente la muerte del medio ambiente".

Otro aspecto de esta celebración esta enfocado en las artes y la educación.

Según Marchi, en los años 70s varios artistas Chicanos establecieron talleres con el propósito de enseñar a la próxima generación el significado del Día de los Muertos en la cultura latina. Estos talleres que se realizaban en escuelas, galerías de arte y centros comunitarios ayudaron a popularizar elementos del Día de los Muertos, tal como las calaveras de azúcar, las máscaras, los esqueletos con vestimentas coloridas y el pan de muerto.

Esqueletos de plastico son exhibidos en la tienda Pandora en Capitol Hill en Denver. Los propietarios Chris Bacorn y Stephanie Shearer han vendido
Esqueletos de plastico son exhibidos en la tienda Pandora en Capitol Hill en Denver. Los propietarios Chris Bacorn y Stephanie Shearer han vendido productos relacionados con el Dia de los Muertos, tal como calaveras decoradas y esculturas de madera religiosas por casi una decada. (Manuel Martinez/Viva Colorado)

Muchos padres de familia de origen hispano que han crecido en este país desean seguir los pasos de estos artistas y alentar a sus hijos a que aprendan más sobre esta tradición, que presenta a la muerte como parte del ciclo de vida.

Ralph Gaschler y su hija Esperanza de 8 años de edad celebraron Día de los Muertos y Halloween en el nuevo local de El Centro Su Teatro, donde niños disfrazados participaron de actividades relacionadas al Día de los Muertos.

"A mi no me gusta mucho Halloween, pero cuando me enteré que Su Teatro iba a tener una celebración del Día de los Muertos yo pensé que era una buena manera de que mi hija aprenda nuestra cultura", dijo Gaschler de Denver.

Añadió que de pequeño el nunca tuvo la oportunidad de celebrar el Día de los Muertos en su barrio porque en ese tiempo solo existía Halloween.

En medio de la niebla creada por una máquina de humo en Su Teatro, un niño disfrazado de la muerte personificada o grim reaper rondaba de rincón a rincón. Entre el ir y venir, por un instante el se paro frente de un altar sencillo adornado con flores color naranja.

"Me gusta la decoración y el esqueleto", dijo Carlos Montaño de 12 años de edad.

La madre de Montaño, Daisy Guardiola, dijo que agradece la oportunidad de que sus hijos aprendan sobre el Día de los Muertos en los Estados Unidos.

Cada año, ella crea un altar en su comedor con fotografías de seres queridos que han fallecido, flores, calaveras y velas. Al tiempo que sus cinco hijos participan de eventos comunitarios de Halloween, ella invita a sus vecinos que son mayormente anglosajones a que celebren Día de los Muertos en su casa en Henderson.

"Yo creo que hay una similitud entre Halloween y Día de los Muertos, así que es fácil celebrarlos juntos", dijo Guardiola.

Marchi indicó que la popularidad del Día de los Muertos crecerá a medida de que la población de hispanos en los Estados Unidos incremente. Sin embargo, señaló que no todos los Mexicanos y latinos en este país consideran esta celebración parte de su cultura.

"Muchos han aprendido acerca del Día de los Muertos de adultos y hay gente que les encanta la celebración, pero sus familias no quieren tomar parte de nada relacionado con esta festividad", dijo. "Otros lo ven como un regalo que la cultura latina ofrece a este país".