Related Stories

De niño, Jaime Moreno soñaba con intercambiar su natal Panamá y su calor agobiante por un lugar rodeado de montañas y nieve. De grande, su sueño se hizo realidad cuando se mudó a Colorado.

De hecho, Moreno llegó a finales de octubre de 1997 - unos días después de una de las peores y más mortíferas tormentas de nieve en la historia de este estado. El frío y la nieve, recuerda Moreno, le parecieron "excelente".

"Extraño la playa, pero el calor no!", exclamó Moreno. "El invierno me encanta".

Pero no fue realmente el clima lo que lo trajo a Estados Unidos hace 14 años. En realidad, Moreno venía siguiendo a su pareja de entonces, quien se había retirado del ejército y había regresado a vivir en Denver.

Cansado de tener una relación a larga distancia, Moreno decidió seguirlo y probar su suerte en Denver. Al poco tiempo de su llegada, consiguió un trabajo en marketing. Le ayudó que ya había realizado sus estudios, incluyendo una maestría, en Panamá. Pero lo que le dio una mayor ventaja fue que, al llegar aquí, ya era bilingüe.

Su mamá, quien no terminó la secundaria, siempre enfatizó la educación, dijo Moreno, ya que ella sentía que era el único regalo que le podía dar a sus hijos y que nadie les podía quitar. Moreno recuerda que ella se esforzó trabajando para poder mandarlo a él y a su hermana mayor a una escuela bilingüe, donde aprendieron inglés desde kindergarten.

"La historia de Estados Unidos y Panamá está ligada desde la independencia", dijo Moreno. "Ella (mi mamá) sabía que había que hablar inglés".

Moreno se refiere a la larga relación entre ambos países a causa del famosísimo Canal de Panamá, que permite el cruce de navíos entre los océanos Atlántico y Pacífico y es considerado la octava maravilla del mundo.

Después de un primer intento fracasado por parte de Francia por construir el canal a finales del siglo 19, Estados Unidos tomó las riendas de la construcción en 1903, finalizando el proyecto en 1914. Desde 1903 y por medio del Tratado Hay-Bunau Varilla, Estados Unidos tuvo la soberanía de la Zona del Canal de Panamá. En 1977, ambos países firmaron el Tratado Torrijos-Carter por medio del cual se acordó que
Estados Unidos le devolvería el control completo del canal a Panamá el 31 de diciembre de 1999.

Indudablemente, la presencia de los norteamericanos en tierra panameña durante tanto tiempo dejó su huella. Pero también tiene mucho que ver su condición de país de tránsito lo cual siempre ha facilitado el encuentro de culturas provenientes de todo el mundo.

"Ya yo dominaba mucho el inglés porque en Panamá, la verdad, se habla mucho inglés", dijo Benilda Samuels, una panameña que llegó a Denver hace 25 años para seguir su carrera universitaria. "Mis papás son panameños, pero mis abuelos son jamaiquinos, y entonces en mi casa se habló mucho en inglés".

Samuels y Moreno son solo dos de los 2,414 panameños que viven en Colorado, según el Censo del 2010, y que celebran una de sus dos fiestas de independencia el 3 de noviembre. Y es que aunque Panamá, al igual que varios otros países latinoamericanos, se independizó de España en noviembre de 1821, despúes se unió a la Gran Colombia, que incluía a Colombia, Venezuela y Ecuador.

No fue hasta el 3 de noviembre de 1903 que Panamá se conviertió en una república libre y soberana al separarse de Colombia. De hecho, es después de esta separación que Estados Unidos y Panamá firman el acuerdo que permitió que continuara la construcción del canal que en un momento había sido rechazada por el congreso de Colombia.

Mientras que hoy en día el canal es mundialmente conocido, para la panameña Malena Perdomo es importante divulgar que su patria ofrece mucho más que eso.

"Es un país chiquito, pero caliente en todo sentido, donde no solamente se tiene acceso a mirar el canal, pero también a buenas playas", dijo Perdomo, una nutricionista que también vino a Estados Unidos a estudiar, pero se quedó después de casarse con un norteamericano. "También está San Blás en donde nuestros indios son bien orgullosos de su cultura".

 

Pero no son los únicos. Perdomo, Samuels y Moreno también dicen estar muy orgullosos de su cultura panameña.

"Panamá tiene mucho sabor, las comidas, los colores, el idioma. Es muy alegre", dijo Samuels.
Añadió Moreno: "Es un país cálido con gente alegre, parrandera, amigable que siempre está abriendo la puerta de su casa para todo".

Casualmente, es justamente esa informalidad lo que más extrañan de su tierra natal los tres panameños entrevistados para esta historia.

"Yo lo que más extraño es que uno puede llegar a las casas de las personas, se forma una reunioncita, todo el mundo está más unido, la familia se ve más frecuente", explicó Perdomo, quien tiene dos hijos que nacieron acá pero han ido a Panamá varias veces.

Para Moreno, lo más difícil es pasar Navidad, Año Nuevo y carnavales en Denver porque esas fechas se celebran de una manera completamente distinta en Panamá.

Estas son algunas de las razones por las que Moreno y Perdomo añoran regresar a vivir en Panamá.

Moreno está tan convencido que su pareja y él han comprado un terreno en la playa.

"No me regresaría de una vez, pero sí en mi jubilación", dijo Moreno. "¡Ahí sí quiero calor!"

- rsoto@vivacolorado.com, 303.954.3387

Pronto podría estar de regreso en Panamá
Después de la invasión de Panamá por parte de EE.UU. en 1989, el dictador Manuel Noriega fue derrocado y detenido como prisionero de guerra. Después de traerlo a Estados Unidos, fue juzgado y declarado culpable de ocho cargos de tráfico de drogas, crimen organizado y lavado de dinero en 1992.

Fue condenado a 30 años de prisión, la cual fue reducida a 17 años por buena conducta. Cuando terminó su condena en 2007, se quedó bajo custodia de EE.UU. antes de ser extraditado a Francia, donde fue declarado culpable de lavado de dinero y condenado a siete años de cárcel en 2010.

El gobierno panameño le ha pedido a Francia la extradición de Noriega a Panamá, donde enfrenta cargos de violaciones de derechos humanos. Un tribunal francés ordenó recientemente la libertad condicional de Noriega para que pudiera ser extraditado a Panamá.

Sancocho de pollo
Ingredientes:
1 pollo entero cortado en pedazos
2 plátanos verdes cortado en rebanadas
l cdta de sal
Agua o caldo de pollo
2 lbs. de yuca, cortada en cuadrados
1 lb de camote, cortada en cuartos
1/2 taza de cilantro picado
1 cebolla amarilla, cortada en cuartos
4 mazorcas de maíz, cortados en pedazos
1 cubito de caldo de pollo o sazón Goya
Preparación:
Lava el pollo y sazónalo con sal. Llena una olla grande con agua o caldo de pollo. Hierve el pollo, los plátanos y la sal. Baja a fuego medio, añade el resto de los ingredientes, tapa la olla y cocina a fuego lento por una hora.
- Courtesy of Malena Perdomo