La policía de Boulder está buscando a dos hombres y una mujer sospechosos de participar en un ilícito para engañar a inmigrantes indocumentados que buscaban obtener ilegalmente licencias de conducir.

Según el comunicado de prensa del Departamento de policía de Boulder, esa repartición está investigando dos incidentes en los que los sospechosos se hicieron pasar por empleados del Departamento de Vehículos Motorizados de Colorado y les prometieron a sus víctimas entregarles licencias reales.

Los sospechosos se quedaron con el dinero de las víctimas, pero nunca entregaron las licencias. La policía identificó a 15 víctimas, pero los detectives creen que hay más, pero que no presentaron la denuncia correspondiente.

El pasado 31 de mayo, la policía arrestó a Jocelyn Vega-Arambula, 19, por aparentemente haber participado en un ilícito ese mismo mes. La joven enfrenta cargos de robo, conspiración y personificar a un empleado público.

Tras el arresto de Vega-Arambula, los detectives identificaron a otros dos sospechosos que la ayudaron a cometer el fraude. Los sospechosos son Ivan Francisco Sevilla-Morales, 23, y Enrique Pinzón-García, 24, ambos ahora con orden de arresto.

Sevilla-Morales es un transexual que se hace llamar "Jessica" o "Francisco". Mide 5 pies 5 pulgadas (1,62m), pesa 150 libras (68kg) y tiene cabello negro y ojos marrones. Pinzón-García mide 5 pies 6 pulgadas (1,65m), pesa 140 libras (63,5kg) y tiene cabello negro y ojos azules. Usa los apodos "Kiki" o "Quique".

Tanto Sevilla-Morales como Pinzón- García podrían enfrentar cargos de robo y conspiración.

Pinzón-García enfrenta cargos adicionales por robo de identidad, debido a que aparentemente usó un número de seguro social falso en su lugar de trabajo.

Pinzón-García y Sevilla-Morales habrían participado de un fraude contra inmigrantes el pasado 3 de noviembre.

Ese día, según las autoridades, los dos sospechosos mencionados y otro hombre sólo conocido como Raúl o Eric aparentemente se hicieron pasar como empleados del Departamento de Vehículos Motorizados y pidieron $1.000 a cada una de sus víctimas por licencias de conducir que nunca entregaron. Además, se robaron el dinero.

Se pide que las personas con información del caso llamen al Detective Tom Dowd al 303.441.3385. Quienes prefieran permanecer anónimos pueden llamar a Northern Colorado Crime Stoppers al 800.222.8477 o al 800.444.3776.