Hay algunos que se ponen ropa interior amarilla, otros que le dan una vuelta a la manzana con su maleta, y muchos más que comen 12 uvas cuando el reloj marca la medianoche.

Todas estas son supersticiones relacionadas con Año Nuevo que se supone pueden traer muchas cosas buenas en el año que comienza.
Si el 2011 no fue un año muy bueno, quizá valga la pena poner alguna de estas tradiciones en práctica.

Uvas de la suerte

Esta es una creencia mayormente española que ha sido adoptada en muchos países latinoamericanos, incluyendo México. La tradición dicta que cuando el reloj marca las doce, uno tiene que comer 12 uvas con cada campanada haciendo un deseo por uva.

Las 12 uvas representan los 12 meses del año y la idea es que al comer una docena de uvas, uno está asegurando que los 12 meses del año que comienza traerán muchas cosas buenas.

Calzones rojos o amarillos o verdes

Muchos latinos creen firmemente que el color de ropa interior que se ponen el 31 de diciembre dictará la clase de suerte que tendrán en el nuevo año. Así, para atraer el amor hay que ponerse calzón rojo.

"Yo siempre me pongo calzón rojo para una vida sexual saludable", compartió Brenda Lopez en nuestra página de Facebook cuando preguntamos acerca de supersticiones de Año Nuevo.

Para la buena suerte o para atraer mejoras económicas tiene que ser amarillo. Aunque en algunos países el verde está más relacionado con dinero y el amarillo con energía positiva.

Paseo con maletas

Si quieres viajar, lo mejor que puedes hacer es salir a pasear por tu vecindario con tu maleta antes de que acabe el año y regresar después de que comience el nuevo. Algunos recomiendan darle la vuelta a la manzana - un poco difícil en Denver si cae nieve la noche del 31. La otra opción es cruzar a la calle de enfrente de tu casa con tu maleta.

A barrer

Muchos creen que hay que barrer la entrada de la casa para limpiarla de cualquier energía negativa y comenzar bien el año nuevo. Algunos tiran billetes en la entrada y los barren hacia adentro para asegurar prosperidad y suerte en lo que al tema de dinero se refiere.

Otros no barren, pero si llenan un balde o un vaso de agua, abren la puerta principal y la tiran hacia afuera con la misma idea de comenzar el año limpio de malas energías.