La nieve seguirá cayendo durante toda la tarde en el área metropolitana de Denver, con nieve pesada en zonas al este de Denver, incluyendo los condados Douglas y Elbert. La tormenta comenzó a disiparse por la tarde en el norte de Colorado, especialmente en el área de Fort Collins y Greeley, según el Servicio Meteorológico Nacional. En otros sectores, la nevada continuará hasta la medianoche, moviéndose de oeste a este. El viento todavía continúa con ráfagas de hasta 35 mph al este de la I-25, creando condiciones peligrosas debido a la reducida visibilidad por el movimiento de la nieve, complicando el tránsito. Las carreteras siguen congeladas y llenas de nieve, y los conductores deben esperar condiciones severas de manejo, propias del invierno. Se anticipa que para cuando la tormenta termine el sábado, habrán caído 24 pulgadas en algunos sectores de Denver, con hasta 48 pulgadas en las laderas de las montañas y 36 pulgadas en el área de Palmer Divide, según el Servicio Meteorológico Nacional. En las praderas al este y en el área hasta el límite con Wyoming, caerán hasta 14 pulgadas de nieve, con 28 pulgadas de acumulación en el corredor de la I-70. Boulder recibió hasta el momento 16 pulgadas, según el Servicio Meteorológico Nacional. "Las rutas en el este, suroeste y centro de Colorado siguen con hielo y nieve. Y los altos vientos hacen que sea difícil remover la nieve", dijo en un comunicado el Departamento de Transporte de Colorado (CDOT, en inglés). El clima obligó al cierre de numerosas escuelas, oficinas del gobierno y negocios, incluyendo el Zoológico de Denver y la Universidad de Colorado en Boulder. Pero en algunos centros de esquí, la llegada de la nieve fue motivo de celebración. En Eldora Mountain Resort cayeron 24 pulgadas de nieve y 400 esquiadores ya estaban listos esta mañana para aprovechar la nevada, dijo Rob Linde, gerente general de ese centro turístico. Según Linde, el estacionamiento en la base de las pistas de esquí tuvo hoy la mayor multitud de la temporada. CDOT movilizó 80 camiones removedores de nieve en el área de Denver y otros 200 en el Front Range. Al momento de preparar esta nota, las siguientes carreteras seguían cerradas, según CDOT: * State Highway 119 en el Boulder Canyon *U.S. Highway 24 entre Colorado Springs y Limon. * I-70 desde Airpark Road hasta Limon * State Highway 86 entre Kiowa y la I-70. * U.S. Highway 36 entre I-70 (Byers) y State Highway 71. * U.S. 287 dirección norte, entre Eads y Kit Carson. * U.S. 40/U.S. 287 entre Eads y Limon. * State Highway 71 entre Limon y Last Chance. * I-70 dirección oeste a la altura de Pecos Street. CDOT informó que los hoteles y estacionamientos en Limon estaban llenos de automovilistas varados allí por la tormenta. El Departamento de Obras Públicas de Denver movilizó 126 camiones y cuatro camionetas que trabajaron para remover la nieve. Camiones removedores de nieve también recorrieron las principales calles de Denver para mantener esa calles abiertas al tránsito. Y se usaron palas mecánicas para quitar la nieve acumulada por el viento. Los servicios de RTD se retrasaron durante la mañana por accidentes y por tráfico lento, dijo Scott Reed, portavoz del RTD, indicando que "de todas maneras las cosas marcharon bastante bien". Reid puntualizó que poca gente utilizó los buses y trenes de transporte público. "Parece que muchos prefirieron quedarse a trabajar en las casas", agregó. En el Aeropuerto Internacional de Denver (DIA, en inglés), más de 600 vuelos fueron cancelados. Southwest Airlines canceló todos sus vuelos hacia Denver hasta la media tarde, según un comunicado del DIA. Para detalles sobre cancelaciones o retrasos, los pasajeros pueden visitar FlyDenver.com. DIA cuenta con 300 camiones y 500 trabajadores dedicados a remover la nieve.