Los dueños de casa residentes en Colorado y con problemas recibirán $204,6 millones como parte de los $25 mil millones del acuerdo al que los estados llegaron con los grandes prestamistas hipotecarios del país con respecto a abusos de casos de reposesión bancaria que ocurrieron luego del desplome en el mercado inmobiliario.

Es el mayor acuerdo de su clase desde que en 1998 la industria del tabaco debió pagar millones a varios estados.

En el marco del acuerdo, Bank of America, JPMorgan Chase, Wells Fargo, Citigroup y Ally Financial deberán reducir los préstamos de un millón de viviendas. También deberán enviar cheques de $2.000 a unos 750.000 estadounidenses cuyas casas fueron impropiamente reposeídas por los bancos. Los bancos tendrán tres años para cumplir con estos procedimientos.

Todos los estados, excepto Oklahoma, recibirán dinero.

Colorado recibirá:
$73,3 millones en subsidios para reducir el principal de los préstamos para que sean posibles las modificaciones.
$52,5 millones en efectivo para el estado.
$46,3 millones para refinanciar beneficios para prestatarios de casas con menos valor que el préstamo.
$32,49 millones en pagos para prestamistas que perdieron sus casas entre el 1 de enero del 2008 y el 31 de diciembre del 2011.

El acuerdo también cambia la manera en la que los bancos hacen negocios.


Advertisement

Los bancos ya no podrán usar firmas automáticas (firmas falsas o sin verificar) ni emplear el doble rastreo de los préstamos. Además, tendrán que proveer un solo punto de contacto para los prestatarios, incluso si el proceso del préstamo sigue avanzando. Y deberán cumplir con las fechas límites relacionadas con las modificaciones de préstamos.

Funcionarios federales y estatales anunciaron el acuerdo la semana pasada.

El cumplimiento del acuerdo será supervisado por Joseph A. Smith Jr., el comisionado de bancos de Carolina del Norte. Los prestamistas que no cumplan con el acuerdo podrían recibir multas de entre $1 millón y $5 millones de dólares.

El acuerdo cierra un doloroso capítulo que surgió de la crisis financiera, cuando el descenso en el precio de las viviendas provocó las reposesiones bancarias. Muchas compañías procesaron las reposesiones bancarias sin verificar los documentos. Algunos empleados firmaron los documen-tos sin haberlos leído o usaron firmas falsas para acelerar las reposesiones bancarias.

Por el acuerdo, los 49 estados que recibieron dinero no presentarán cargos civiles por abuso contra los bancos. Los propietarios pueden presentar demandas judiciales por su cuenta. Y las autoridades federales y estatales pueden presentar cargos criminales.

"Se hicieron mucha cosas mal", dijo Shaun Donovan, secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos. "Esto no resuelve nada. Vamos a dedicarnos a responder a reclamos en todos lados".

Bank of America les pagará casi $8.600 millones a los prestatarios. Wells Fargo pagará $4.300 millones.

JPMorgan Chase pagará $4.200 millones. Citigroup pagará $1.800 millones. Ally Financial pagará $200 millones. Esas cifras no incluyen $5.500 millones en pagos al gobierno federal y a los estados.

Debido al acuerdo, se terminarán las investigaciones del Bank of America y del Countrywide por haber inflado el valor de las casas en los préstamos que dieron del 2003 al 2009. Bank of America compró Countrywide en 2008.

"El acuerdo incluye un amplio alivio que ayudará a muchos de nuestros clientes y complementará los otros esfuerzos que ya hemos implementados para mejorar la ayuda a los prestatarios", dijo JPMorgan Chase en un comunicado.

Los bancos y los fiscales estatales llegaron al acuerdo el miércoles pasado después de 16 meses de negociaciones.

Además de los pagos y de reducciones hipotecarias, el acuerdo promete cambiar las normas de los préstamos hipotecarios, para que les resulte más fácil a los dueños hacer los pagos correspondientes.

 

Los que perdieron sus casas no las recuperarán ni se beneficiarán demasiado con el acuerdo. El acuerdo se aplicarán sólo a hipotecas privadas gestionadas del 2008 al 2011.