El arte de crear mosaicos es antiguo, pero sigue siendo del agrado de los dueños de casas en el siglo XXI por la facilidad de instalarlos.

Los atractivos mosaicos ya no se encuentran solamente en el piso, sino que ahora también detrás de los grifos y en otros lugares del hogar, como decoraciones.

"La gente se siente atraída por los mosaicos", dijo Sonia King, expresidente y miembro fundadora de la Sociedad de Artistas Estadounidenses de Mosaicos. "Al contrario de lo que sucede con la pintura, las pequeñas piezas de mosaicos forman parte de un todo, pero cada pieza retiene su identidad".

El mosaico es una pieza plana de decoración que combina piezas de varios colores y texturas para formar un determinado diseño. Aproximadamente en el 3000 AEC, los sumerios de la Mesopotamia (hoy Irak) crearon los primeros mosaicos al presionar arcilla coloreada contra las paredes. Después, los egipcios usaron material de colores para hacer mosaicos.

Se afirma que los griegos fueron los primeros en usar piedras de colores para crear diseños permanentes.
Los romanos perfeccionaron esa técnica, cortando las piedras en cubos a las que agregaron arcilla horneada y vidrio para efectos especiales. La aparición de cemento en los mosaicos romanos los hizo más duraderos, al punto que muchos sobreviven hasta la época moderna.


Advertisement

A pesar de tantos cambios, el deseo de belleza y color dentro del hogar es hoy tan importante como lo era en aquellos tiempos antiguos.

"La gente se está alejando de los colores neutrales en los hogares. Un mosaico le da personalidad a un espacio y un toque de color", dijo King. "Los mosaicos son atrapantes y uno los puede usar para presentar elementos intelectuales, físicos y visuales".

Durante las épocas de dificultades económicas, cuando la gente prefiere remodelar la casa en vez de comprar una nueva, muchas personas prefieren crear mosaicos o contratar a profesionales que lo hagan para decorar sus hogares de una manera llamativa, dijo King.

Los lugares más populares para los mosaicos son el piso cerca de la puerta de entrada, el piso cerca de la chimenea, y la pared detrás de los grifos.

"Hay mucha variedad y vitalidad en los mosaicos estadounidenses", dijo King, autora del libro "Mosaic Techniques and Traditions" (2003, Sterling Publishing Co.) "Un mosaico puede añadir color y vida adentro y afuera de los hogares".

Un elemento que hace que los mosaicos sean tan atractivos es la abundancia de materiales disponibles para crear mosaicos únicos. Cada mosaico está compuesto de pequeños azulejos. Cada artista elige los materiales según consideraciones prácticas, como la facilidad de instalarlos y la durabilidad.

Azulejos de cerámica
Son pequeños cuadrados, horneados o no. Los no horneados tienen colores oscuros (tierra). Los horneados tienen una delgada capa brillante de numerosos colores.
Azulejos de vidrio
Este material es usualmente un pequeño cuadrado con una superficie superior plana y biselado en la parte de abajo, disponible en numerosos colores.
Esmaltados
Se trata de azulejos hechos a mano, principalmente en Italia. Se hacen con vidrio esmaltado. Estos azulejos se usan desde la época bizantina. Son caros y opacos. Los esmaltados dorados tienen una delgada capa de oro entre dos capas de vidrio.
Piedras y guijarros
Se trata de piezas de mármol o de otras piedras que tienen variaciones de colores naturales y con texturas interesantes.
Mármol
Estos azulejos son planos y también se llaman "lágrimas de dragón". Son muy populares y están disponibles en 50 colores y en varios acabados: brillantes, metálico o escarchados.
Picassiette (porcelana rota)
El nombre proviene del francés. Es una manera popular de reciclar platos rotos o porcelana rota.
Aunque mucha gente usa azulejos tradicionales en sus mosaicos, King sugiere crear mosaicos con objetos que uno "encuentre". Una tendencia popular es hacer mosaicos con "recuerdos", organizándolos de manera artística. Esos "recuerdos" pueden ser la taza de té de la abuela, una cuchara de la infancia, o los caracoles encontrados en la playa durante las vacaciones. Propiamente instalados, esos objetos se convierten en el centro de atención de la habitación, por ejemplo, al ubicarlos junto a la chimenea.

Los dueños de casa también pueden instalar mosaicos detrás de las piletas y grifos del baño o de la cocina. Esos lugares antes estaban ocupados por azulejos comunes de cerámica, pero ahora se los remplaza por los de vidrio o de piedra.

"Se trata de un área específica, por lo que la creación del mosaico es un proyecto viable", dijo King.
Para proyectos complicados, King sugiere construir el mosaico primero en una superficie plana sobre una red de fibra de vidrio. Cuando el mosaico esté listo, se lo puede instalar y luego se rellenan los espacios entre los azulejos.

Para mantener el mosaico, se le debe limpiar con esponja y agua tibia. Se sugiere no usar limpiadores con amoníaco porque pueden dañar los azulejos. Los mosaicos al aire libre deben cubrirse con un sellador, incluyendo el espacio entre azulejos, por lo menos una vez por año.

Cuando se los cuida apropiadamente, los mosaicos duran muchos años.

"Los seres humanos comenzaron a crear mosaicos hace miles de años, por lo que resulta natural que esta forma de arte sea utilizada en los hogares modernos", dijo King. "La gente se identifica con los mosaicos porque todas las piezas deben estar presentes para crear armonía y sinergia en el espacio que llenan".