Molde del cuerpo de un hombre sentado con la espalda contra la pared y con las rodillas levantadas forma parte de la exhibición en  Un día en Pompeya , en
Molde del cuerpo de un hombre sentado con la espalda contra la pared y con las rodillas levantadas forma parte de la exhibición en Un día en Pompeya , en el Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver. (Cortesía de Eric Workman)
Related Stories

Han pasado casi 2000 años desde que la antigua ciudad romana de Pompeya fue destruida, enterrada en cenizas, por la erupción del Vesubio.

Para crear entusiasmo por la nueva exhibición, "Un día en Pompeya", el Museo de Naturaleza y Arte de Denver publicó en Twitter el 24 de agosto (en el 1933º aniversario de aquella erupción) una cita de Plinio el Viejo, el famoso historiador romano que presenció la destrucción de Pompeya desde la ciudad de Misenum, al otro lado del Golfo de Nápoles.

"Una nube de ceniza y polvo pareció venir desde el Monte Vesubio", dijo Plinio a las 9:15 a.m., subrayando tanto el horror el evento (la anterior erupción del Vesubio había sido en la prehistoria y muchos romanos no sabían lo que era un volcán) y las condiciones que eventualmente transformaron a Pompeya en uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo.

Photos: A Day in Pompeii at the Denver Museum of Nature & Science

Debido a que las cenizas volcánicas sepultaron a la ciudad, los artefactos se han conservado perfectamente. La mayoría de los ciudadanos de Pompeya escaparon de la ciudad, pero dejaron sus posesiones. Cuando los investigadores comenzaron a excavar en 1748, descubrieron frescos, murales, monedas, muebles, joyas y otros elementos, incluyendo pan carbonizado.

Más de 250 de esos artefactos forman parte de la exhibición "Un día en Pompeya", una muestra itinerante que se verá hasta el 13 de enero en el mencionado museo.

"La cultura es un aspecto crítico de lo que hace el museo", dijo Steve Nash, curador de arqueología del museo. "Somos un museo de naturaleza y ciencia, pero la cultura es parte de la ciencia. Se puede decir que Pompeya es el sitio arqueológico más famoso del mundo. Tener acceso a esos artefactos es un privilegio para Denver".


Advertisement

En ocasión de esta exhibición, el museo incorporó numerosos nuevos elementos y actividades, incluyendo presentaciones, fiestas y hasta recreaciones históricas, es decir, personas vestidas como en aquella época que recorrerán la muestra y todo el museo hablando de lo que pasó aquel día. Como Plinio el Viejo, los ciudadanos sabían que algo raro estaba pasando en Pompeya, pero los ruidos podrían haber sido solamente truenos o incluso una indicación del humor de los dioses.

Gracias a la recreación histórica, los visitantes de "Un día en Pompeya" se encontrarán con la ciudad como podría haber sido poco antes de la erupción. La sección hogareña incluye muebles, joyas y otros elementos. En la sección de entretenimiento se ve una armadura de un gladiador y dados. El museo construyó una réplica de un restaurante romano, llamado thermopolium, donde los visitantes pueden ver jarras con comidas secas como las que se consumían en Pompeya.

"Estos artefactos realmente representan la vida diaria", dijo Samantha Richards, educadora del museo. "Son cosas que uno usa en la casa, que uno come. O lugares a los que uno va. Estos artefactos también representan la religión y los funerales de aquella época. Es una cápsula del tiempo de cómo era la ciudad justo antes de la erupción".

Para presentar una visión realista de Pompeya antes y durante la erupción, la exhibición incluye dos videos: uno mostrando la vida diaria de la ciudad u otro que condensa en cuatro minutos el fuego, el humo y las cenizas de la erupción. Unos de los elementos más sombríos de la exhibición son doce moldes de los cuerpos de las víctimas del volcán, creados al inyectar yeso en los huecos dejados por los cuerpos, cuando los cuerpos se descompusieron. Uno de los moldes muestra a dos personas, un hombre y una mujer, que murieron juntos. Otro molde es de un hombre con las manos sobre su boca.

"En la década de 1860, un arqueólogo comprendió que se podía inyectar yeso en los huecos de la acumulación de pómez y ceniza y, en algunos casos, uno tiene una reconstrucción precisa del cuerpo de una persona en sus momentos finales", dijo Nash. "Es una parte de esta muestra muy conmovedora y que hace pensar".

Otra pregunta que hace pensar es la pregunta central de la muestra: si su hogar estuviera a punto de ser destruido, ¿qué se llevaría y qué dejaría con usted? Al contrario de otras muestras que incluyen grandes artefactos de otros tiempos, la muestra de Pompeya incluye artefactos que la gente usaba todos los días en su casa, revelando cómo era la vida en el año 79.

"Mucha gente salió de Pompeya. Tuvieron tiempo para escapar, pero no tuvieron tiempo para prepararse. Se fueron y dejaron todo. Dejaron el pan en el horno. Dejaron los peines sobre el vestidor", dijo Richard. "Es una experiencia única ver cómo vivían los romanos de aquella época".

Imagínese si todos nos fuésemos de Denver ahora y rápidamente, llevándonos sólo a nuestros hijos y quizá a los perros.