NUEVA YORK (AP) - El Partido Republicano va a tener que trabajar duro para ganarse el respeto de los hispanos, dijo el jueves Craig Romney, hijo del candidato presidencial republicano Mitt Romney.

"No es fácil", respondió el joven Romney cuando la Associated Press le preguntó en una entrevista telefónica sobre la dificultad de que los hispanos, tradicionalmente demócratas, se pasen al bando republicano.

"Creo que el partido va a tener que trabajar muy duro para ganar el voto del hispano y también para ganar su respeto", agregó, hablando en español. "Creo que lo mejor que podemos hacer es que, cuando mi padre sea presidente, él pueda trabajar con líderes de ambos partidos para encontrar, en primer lugar, una reforma duradera en cuanto a la inmigración y también creo que estas comunidades van a ver que su situación económica va a mejorar bajo la presidencia de mi padre".

Craig Romney, quien colabora en la campaña de su padre para captar el voto hispano, habló desde Florida, donde el jueves el presidente Barack Obama dio un discurso en el estadio BankUnited Center de la Universidad de Miami.

El joven republicano describió la campaña electoral como "una experiencia tremenda" en la que ha tenido el "privilegio" de acercarse a la comunidad hispana en estados como Colorado, Nevada, Virginia, Florida o Carolina del Norte. Craig Romney dijo que en Massachusetts, donde su padre fue gobernador, se lograron las mejores escuelas del país y habló de la necesidad de que los padres puedan escoger la escuela de sus hijos.


Advertisement

Sobre inmigración, destacó la importancia de lograr una reforma permanente al sistema que solucione el dilema que viven 11 millones de inmigrantes en situación irregular en el país.

"Vi el debate entre Reagan y Carter hace más de 30 años y estaban diciendo lo mismo que se dice ahora. No se ha hecho nada para encontrar una reforma duradera y eso es lo que va a hacer mi padre. Pueden confiar en eso", indicó.

Romney ocupó titulares la semana pasada cuando su campaña dijo que si el candidato llega a la Casa Blanca no otorgará más visas ni permisos de trabajo temporarios a jóvenes en situación migratoria irregular que ahora se están beneficiando de un nuevo programa impuesto por el presidente Barack Obama.

Bajo la iniciativa, anunciada en junio, jóvenes que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños pueden ver suspendidas sus deportaciones durante un periodo de dos años. El programa, conocido en ingles como "deferred action for childhood arrivals" (DACA), también ofrece permisos de trabajo temporales, aunque los jóvenes solicitantes tienen que cumplir con una serie de requisitos.

Romney dijo la semana pasada que los permisos de trabajo y visas ya entregadas a jóvenes inmigrantes a través del programa se mantendrían en vigor y destacó la necesidad de encontrar soluciones permanentes al problema migratorio y no temporales como la medida de Obama.

Craig Romney no habló del programa de ayuda a jóvenes inmigrantes el jueves pero dijo que su padre "va a trabajar para todos, sin importar de donde vengan, para que puedan lograr sus sueños".

"Somos una nación de inmigrantes y las personas vienen aquí en busca de oportunidad. Eso es lo que ofrece mi país. Mi padre cree que estamos en peligro de perder esta oportunidad, de perder el sueño americano. Vamos a tener que cambiar eso si queremos restaurar ese sueño", señaló.

Craig Romney pasó el jueves haciendo campaña junto a su madre en Fort Lauderdale, donde visitaron un hospital. Dijo que planeaba pasar la noche en Miami para ver el debate entre el candidato republicano a la vicepresidencia, Paul Ryan, y el actual vicepresidente, Joe Biden.

El joven Romney admitió la importancia del voto hispano, tanto en Florida, como en el resto del país, y destacó el apoyo al partido republicano que ofrecen políticos como el senador de origen cubano Marco Rubio o el gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño, entre otros.

"Nos están ayudando con nuestro alcance. Consideramos que el voto hispano es importantísimo para ganar en Florida", afirmó.

Los hispanos están sufriendo con esta economía, dijo el republicano, mencionando el caso de la dueña de una peluquería a la que conoció y que le dijo que ha sido difícil mantener su negocio a flote en los últimos cuatro años.

"Ella necesita que gane mi padre para ella pueda seguir con su negocio. Hemos visto que la clase media está sufriendo. La tasa de desempleo es más alta en la comunidad hispana, comparada con el resto del país", señaló. "Mi padre sabe cómo mejorar la situación económica. Sabe como crear trabajo".