La llegada del invierno coincide con la de otro tipo de cosas: la temporada de fin de año, los días nevados de la escuela y los fines de semana esquiando.

Aunque cada una de las cosas anteriores se espera con ansiedad, hay otro elemento afín al invierno que nunca se aguarda con los brazos abiertos. La temporada de gripe e influenza impacta cada invierno a casi todos los núcleos familiares, obligando a niños y adultos a detener sus actividades cotidianas para descansar y recuperarse. Para muchos, las vacunas contra la gripe son suficientes para mantenerse sanos en esa temporada, pero no todos tienen acceso a esas vacunas. Incluso aquellos que contraerían la gripe si no toman medidas para protegerse cuando bajan las temperaturas. Este invierno, todo el que desee prevenirse contra lo peor de la temporada de gripe e influenza puede tomar varias precauciones para reducir el riesgo de contagiarse.

En casa
Se pueden tomar varias medidas para que el hogar sea más seguro y cálido, lo cual contribuye a reducir el riesgo de contraer gripe e influenza. Proteger la vivienda contra el frío es tal vez lo mejor que se puede hacer para que la misma sea segura y más cálida. Instale ventanas contra tormentas y selle las entradas de aire en puertas y ventanas con resina epóxica, para que no escape el aire caliente e impedir la entrada del frío.

Si no ha llegado aun el invierno, inspeccione el sistema de calefacción. Si ya llegó, programe una inspección lo antes posible. Asegúrese de que está funcionando adecuadamente, y de que está limpio y listo para el invierno que se aproxima. Idealmente, un profesional debe darle mantenimiento al sistema de calefacción para garantizar que la ventilación funcione perfectamente.


Advertisement

Los dueños cuyas viviendas tienen chimeneas que funcionan deben hacer que las inspeccionen y limpien antes de usarlas por primera vez en el invierno.

Vestuario apropiado
El invierno nunca debe tomar desprevenidos a adultos y niños en lo tocante al guardarropa. En cuanto llega el tiempo frío, vístase apropiadamente cada vez que va a salir de casa para reducir el riesgo de contraer gripe e influenza. El vestuario adecuado consiste en ropa para exterior como abrigos, bufandas, guantes o mitones, y gorras de lana para esquiadores. Las personas que viven en zonas donde se producen grandes nevadas también deben usar botas impermeables cada vez que salen al exterior.

También es importante usar varias capas de ropa durante el invierno, para contar con aislamiento térmico adicional, pues las capas no dejan pasar el aire, garantizando que el calor del cuerpo no se escape.

Preparación para emergencias
Cuando se produce una emergencia invernal, la gripe y la influenza no dejan de trabajar por que las escuelas cierren y haya apagones. Precisamente durante una emergencia hay más posibilidades de que las familias tengan que estar bajo techo por largos períodos de tiempo. Cuando esto ocurre, los virus de gripe e influenza se propagan fácilmente. Para esta situación es mejor tener en mano un filtro de aire para garantizar que la calidad del mismo sea limpia y sana. Además, hay que almacenar reservas de sopa y medicinas para la gripe y la tos, para asegurarse de que cualquier persona que contraiga esas enfermedades durante una emergencia provocada por el mal tiempo, tenga remedios a su disposición si no puede salir de la casa.

Los padres de niños pequeños deben tener reservas de formula y pañales a mano, y garantizar que tienen baterías adicionales en casa por si se produce un apagón. En el caso de los niños sometidos a un régimen de medicamentos, se debe consultar con el pediatra antes de que llegue la temporada de gripe e influenza, a fin de crear un plan de atención si el niño enferma cuando se produzca una emergencia.

Salir al exterior y hacer ejercicio
Estar encerrado todo el invierno puede parecer la mejor manera de evitar la gripe y la influenza, pero en realidad hace que adultos y niños sean más susceptibles a enfermarse. No salir al exterior implica estar encerrados en casa, respirando un aire contaminado de gérmenes. Si debe quedarse en casa durante las emergencias por mal tiempo, asegúrese de salir al exterior y ejercitar cuando las condiciones lo permitan.

El ejercicio regular estimula el sistema inmune, lo cual aleja las enfermedades.