Maria Xochitl-Chavex del grupo de danza Huitzlipotchli Azteca participó en la celebración del Día de los Muertos en el  Chicano Humanities and Arts Council
Maria Xochitl-Chavex del grupo de danza Huitzlipotchli Azteca participó en la celebración del Día de los Muertos en el Chicano Humanities and Arts Council el 19 de octubre. (Cyrus McCrimmon, The Denver Post)
Related Stories

La idea de que una vez al año las almas visiten el mundo mortal para celebrar entre adornos de calaveras puede ser terrorífica para muchos, pero  para la cultura mexicana es un día de honor, recuerdo y orgullo.

El Día de los Muertos empezó en la cultura Mexica dijo Rita Flores de Wallace, quien se describe a si misma como artesana y culturista.  Los Mexicas que hacían parte de los Aztecas creían que la muerte era simplemente un proceso de la vida.

"A veces la gente no entiende que nosotros como mexicanos vemos la muerte como un proceso para una nueva vida", dijo Marcela De la Mar, encargada de asuntos culturales del consulado de México en Denver.

Los Aztecas, quienes habitaron en su mayoría México y parte de centro América antes de la conquista española, honoraban a sus muertos por medio de celebraciones que incluían las calaveras de los fallecidos y varios rituales.

Durante la celebración se cree que las alamas vuelven al mundo a beber y comer con sus seres queridos, dijo De la Mar. 

"La muerte es el inicio de una nueva vida, la muerte no termina, te vas de este mundo pero no significa que te vas de nuestros corazones y es parte de nuestras tradiciones", explicó De la Mar.

Con la llegada de los españoles el Día de los Muertos tuvo algunas transformaciones creadas por la mezcla entre la tradición Azteca y la celebración del día de todos los santos de la religión Católica, esta combinación para empezar fijó las fechas de la celbración para el 1 y 2 de noviembre.

El 1 de noviembre es estrictamente para celebrar las almas de aquellos que murieron a una temprana edad.Durante este día, dijo De la Mar, hay una atmosfera más sombría aunque se cree que todas las almas jóvenes se convierten en ángeles. El segundo día las almas adultas se unen a la celebración.

Otro cambio que trajo la religión Católica a esta celebración es el uso de crucifijos e imágenes santas como la Virgen de Guadalupe, una favorita.

"Cuando llegaron los españoles lo primero que hicieron fue poner una cruz",  dijo Flores de Wallace.

En México y con creciente furor en los Estados Unidos se construyen altares para honorar a los seres queridos que han muerto. En el centro cultural del consulado de México, De la Mar, Flores de Wallace y Adrián Marban construyeron una exposición de altares llena de colores y elementos tradicionales.

Los altares usualmente incluyen símbolos importantes de la celebración como el esqueleto de una mujer elegante llamado La Catrina. Esta caricatura fue creada por el caricaturista José Guadalupe Posada para burlarse de la alta sociedad de su tiempo, pero también inspiró a muchas de las decoraciones e imágenes del Día de los Muertos.

La Catrina, creada por José Guadalupe Posada, era usada como burla hacia burguesia de su tiempo pero también inspirón muchas de las imagenes para el Día de
La Catrina, creada por José Guadalupe Posada, era usada como burla hacia burguesia de su tiempo pero también inspirón muchas de las imagenes para el Día de los Muertos. (Cyrus McCrimmon, The Denver Post)

En el centro cultural las paredes fueron decoradas con papel picado de varios colores y con imagines de calaveras. De la Mar explicó que el papel picado simboliza el viento el cual trae a las almas devuelta al mundo. Las velas se usan para iluminar el camino de las almas, agregó.

La combinación de los colores con la luz y los objetos creó una colorida exposición lejos de ser terrorífica.
Un requisito para incluir en los altares son las bebidas y comidas favoritas del fallecido ya que se cree que ellos deben comer y beber antes de emprender su viaje de vuelta.

Crystal O'Brien, directora ejecutiva del consejo de humanidades y artes Chicanos (CHAC por sus siglas en ingles), construyó un altar para recordar a su amigo Carlos Martinez quien fue también director ejecutivo de CHAC. En su altar O'Brien incluyó la foto de Martinez, velas, jabón, dulces y una lata de Coca-Cola.

"A Carlos le encantaba la Coca-Cola, amaba el dulce aunque fuera diabético así que lo escondía", dijo O'Brien. "Creemos que él viene cada año por que cerca de esta época tenemos una ardilla gordita en nuestro jardín y estamos seguros que es él".

La celebración del Día de los Muertos ha ganado popularidad en ciudades como Denver con el crecimiento de la población latina. Sin embargo O'Brien dijo que la fiesta es mal interpretada como algo de miedo, algo triste o mórbido. Usualmente se cree que es lo mismo que Halloween, dijo.

"Uno recuerda a aquellos que han fallecido y se celebran sus vidas, de una manera es triste pero al mismo tiempo es algo alegre", dijo O'Brien. "Es algo difícil de explicar pero es como un balance".

A pesar de la creciente popularidad de la fiesta para algunos aun tiene un significado sagrado.

Amanda Ceja, quien participo en la celebración en CHAC, dijo que esta es una fecha muy importante para ella y su familia por que pueden recordar a sus seres queridos y celebrar su cultura.

"Yo creo que es sagrada", dijo Ceja. "No creo que sea ni un mito ni una leyenda y si creo que las almas vienen ese día a celebrar con nosotros".

Ceja, quien estaba maquillada como una calavera con flores, llevó a sus hijas a la celebración para que pudieran aprender sobre su cultura así nunca hayan vivido en México.

 O'Brien dijo que para preservar la importancia de la fecha, su organización trata de hacer que todo se educativo.

"Nosotros realmente tratamos de enfocarnos en la parte educativa", dijo. "Antes de hacer nuestras calaveras de azúcar siempre explicamos la historia detrás".

O'Brien dijo que su misión es educar a las personas sobre el verdadero sentido del día de los muertos - una misión que comparte con sus colegas en Denver.

"Yo creo que es muy importante mantener vivas las tradiciones de México y compartirlas, yo creo que es eso una de las riquezas que tenemos los mexicanos", dijo De la Mar.