Este sábado, un grupo de estudiantes del Denver Center for International Studies (DCIS, en inglés) en la Escuela Primeria Ford en el barrio de Montebello compartirán lo que aprendieron dentro de sus aulas con la comunidad.

Específicamente, veinte estudiantes de cuarto y quinto grados entregarán regalitos de Navidad hechos a mano por ellos mismos, a los residentes en el Centro Kindred Malley de Cuidado Transicional y Rehabilitación en Northglenn.

"Luego de completar una larga unidad sobre los orígenes del idioma escrito, los estudiantes crearon cobijas hechas con símbolos jeroglíficos. Las colchas, hechas por los mismos estudiantes, se entregarán como regalo a los ancianos residentes en el mencionado centro. Además, los estudiantes compartirán el espíritu de alegría de las fiestas por medio de canciones que aprendieron en su clase de música", explicó Tamera Cone, coordinadora de Arte y Estudios Internacionales de DCIS.

Este proyecto, dijo, es parte del curso de Artes Globales, en el que se anima a los estudiantes a analizar la maravilla y la diversidad del mundo por medio del arte. Además, DCIS requiere que los profesores y los estudiantes hagan algo a favor del mundo que los rodea.

"Y eso es precisamente lo que la maestra de Artes Globales, María Segura, tuvo en mente al organizar esta experiencia. Además de expandir el aprendizaje más allá del aula, María (originaria de Colombia) y sus estudiantes buscarán compartir una pequeña alegría con algunos de los residentes de Denver que más necesitan recibir el espíritu de las fiestas", puntualizó Cone.

Según Segura, esta es la primera vez que DCIS en la Escuela Ford realiza una tarea comunitaria de esta magnitud. Parte de la razón es que en este establecimiento, al que asisten 690 estudiantes, el 74 por ciento de esos estudiantes proviene de familias de bajos recursos. Además, en esa zona, el 22 por ciento de los residentes son inmigrantes y el 20 por ciento de las familias latinas vive en pobreza.

"Estos niños no solamente están aprendiendo una materia en la escuela, sino que también ven cómo usar lo que aprenden para hacer una diferencia en las personas de la comunidad", dijo Marjorie Larner, de la International Studies School's Network (ISSN), a la que pertenece DCIS en la Escuela Ford.

"Ven que tienen la capacidad de ayudar a otras personas, a sus comunidades y, algún día, al mundo. Eso cambia cómo ven su propia responsabilidad como ciudadanos y líderes", agregó.

Para más información sobre éste y otros proyectos creativos que se realizan en DCIS en Ford, contactar a Tamera Cone, coordinadora de Arte y Estudios Internacionales de esa escuela, enviando un mensaje a tamera_cone@dpsk12.org.