Malena Perdomo
Malena Perdomo

Ya pasaron las fiestas y me imagino que comieron platillos que son deliciosos como los tamales, los dulces y los panes. ¡Que rico! Ahora estará pensando que hacer para nivelar el peso. Porque no mejor empezar con la cocina y volver a sus buenos hábitos de cocinar con menos grasa.

Si ya empezó lo felicito y siga adelante.
Propóngase a seguir una dieta saludable con la familia. Hay que cuidar a la familia y que mejor época para empezar a cambiar varias recetas. Les propongo empezar a modificar sus platos familiares para que tenga menos grasa, sal o azúcar.

Aquí le doy varias ideas para hacer cambios en sus recetas.
1. La mantequilla: Para platillos como el puré de papas, pie de camote horneado o los macarrones con queso, use la mitad de mantequilla o margarina y añada yogur griego natural (sin sabor). Por ejemplo, si la receta pide 1 taza de mantequilla, sustitúyala por ½ taza de mantequilla y ¼ taza de yogur griego. No se va a dar cuenta de la diferencia.

2. La leche entera: No hay problema, fácil sustitución es comprar la leche reducida en grasa de 2% o 1%. Tiene menos grasa y estoy segura que habrá grasa en algún otro ingrediente. Por ejemplo, mi receta del flan me pide leche evaporada, entonces uso la leche evaporada reducida en grasa.


Advertisement

3. La manteca: Esta es terrible para el corazón porque sube el colesterol y tapa las arterias. Se puede sustituir con aceite liquido de vegetal. Si hace tamales, use cada vez menos manteca y use el aceite y la sustitución es la misma o hasta menos cantidad que la manteca.
Si la receta le pide 1 taza de manteca entonces use ¾ taza de aceite. Poco a poco se va a acostumbrar y verá como la masa se puede modificar para que le quede con buen sabor y una buena consistencia. 

4. El aceite: Hasta para las recetas que piden aceite como los panes de fruta, los famosos brownies, galletas o panes de plátano o de banana, se pueden modificar usando la mitad de aceite y la otra mitad con puré de manzana.

5. El azúcar y la sal: No batalle, solo use menos cantidad.
No es necesario usar todo el azúcar o la sal que piden las recetas. Pero, si es bueno que lo haga poco a poco para irse acostumbrando y verificar que todavía queden sus platillos exquisitos. 

¿Les conté que me encanta el pollo frito? Con una simple modificación se puede hacer nuggets o trozos de pollo al horno empanizado. El truco es usar una bandeja de hornear y colocar encima una bandeja de rejilla (las que se usan para enfriar galletas) para que se cocine bien. Corte el pollo en trozos, páselo por una mezcla de huevos y luego por la mezcla de pan. Hornear a 500 F por 3 minutos de cada lado.

Los tiempos han cambiado y hasta yo me debo acostumbrar al sabor más ligero. Inténtelo. La mayoría de las recetas se pueden adaptar para bajarle las calorías y empiece con un cambio uno por uno para encontrar el punto perfecto.