NUEVA YORK  - Intensos casos de gripe se han presentado en casi a todos los estados, salvo a tres, en momentos en que Estados Unidos trataba de controlar esta enfermedad que se presentó antes de lo normal.

Sin embargo, una buena noticia se conoció el viernes, aunque sea mínima: ha declinado el número de zonas donde pegó con gran fuerza.

La actual temporada de la gripe adelantó su llegada un mes, en diciembre, y se caracteriza por una cepa de virus que hace que la gente se ponga más enferma.

La tendencia de este mal ha suscitado preocupaciones de que podría ser una mala temporada, la cual ha seguido a una de las temporadas más benignas en la historia reciente.

Las cifras más recientes muestran que la gripe rebasó la semana pasada el umbral "epidémico". La conclusión se basa en el número de muertes por neumonía y gripe registradas en 112 ciudades estadounidenses.

Como sea, estas estadísticas no son inusuales; el nivel epidémico varía en épocas distintas del año y se quebrantó antes de la actual temporada, en octubre y noviembre.

Existen indicios de que la temporada de gripe quizá alcanzó su pico en algunos lugares, como en la región sur. Sin embargo, las autoridades ahí y otras partes se preparan para un aumento en el número de enfermos.

En Ohio, las autoridades de la Universidad de Miami están preocupadas de que un bicho que afectó a los empleados se propague a los estudiantes cuando éstos regresen a la filial de la escuela en la localidad de Oxford.

"Todos se han enfermado. Es deprimente", dijo Ritter Hoy, portavoz de la escuela, que tiene 17.000 estudiantes.

A pesar de que la gripe adelantó su llegada, las autoridades de salud afirman que no es demasiado tarde para vacunarse contra la enfermedad.

La inoculación es considerada una buena protección, aunque no perfecta, para evitar enfermarse de la gripe.