NUEVA YORK - Por sus antecedentes y potencial, México y Estados Unidos deben certificar sin mayores estorbos sus pasajes a otra Copa Mundial de fútbol.

De hecho, los dos gigantes de la CONCACAF no tienen excusas para perderse la cita de Brasil 2014. Se reparten tres plazas directas, más un boleto para un repechaje contra el ganador de la eliminatoria de Oceanía, que presumiblemente será Nueva Zelanda.

La suya es una confederación que no tiene el mismo rigor que se ve en Sudamérica y Europa.

Tal vez suene a un cliché, pero los técnicos de ambas selecciones no se fían de nada.
Insisten mucho en lo traicionero que puede ser el trayecto en la CONCACAF por sus adversarios que incluyen a Costa Rica, Honduras, Panamá y Jamaica.

"A mí no me gusta ponerle ningún sobrenombre al equipo", declaró el entrenador de México, José Manuel de la Torre sobre el calificativo de gigantes. "Creo que lo único que nos pone en ese lugar es conseguir buenos resultados".

México, que se ha clasificado a los últimos cinco mundiales, arrasó en la fase previa al conseguir el puntaje perfecto de 18 al ganar sus seis partidos. Su presente es fulgurante, con una medalla olímpica de oro, un título mundial Sub17 y jugadores que se destacan en el exterior como el atacante Javier "Chicharito" Hernández (Manchester United).

El "Tri" mexicano tendrá una agenda apretada ya que además de afrontar los 10 partidos de eliminatorias también le toca participar en la Copa Confederaciones de Brasil en junio y al mes siguiente la Copa de Oro de la CONCACAF.


Advertisement

"Lo que pasó, y lo que se hizo, ya está atrás. No sirve más, no vale. Pero nos da un respaldo como argumento de trabajo que tenemos que estar revalidando constantemente. Eso nos obliga a prepararnos mejor y no dejar ningún detalle a la deriva", añadió de la Torre.

Con compromisos a ida y vuelta, el hexagonal se pondrá en marcha con la visitas de Estados Unidos a Honduras, Jamaica a México y Costa Rica a Panamá. Todo debe culminar el 15 de octubre.

Para Jurgen Klinsmann, el técnico de Estados Unidos, no se puede subestimar a nadie en el empeño por una séptima clasificación consecutiva.

"Todos los partidos van a ser complicados, en particular los de visita", dijo el entrenador alemán. "Hasta México la tendrá complicada. Hay que sumar punto por punto hasta clasificarse.

El equipo de Klinsmann, sin embargo, no termina de convencer. Su estrella y goleador histórico Landon Donovan brillará por su ausencia en la primera fecha.

Los estadounidenses penaron más de la cuenta para alcanzar esta ronda, con malos resultados fuera de su territorio al perder ante Jamaica y empatar con Guatemala.

Hasta las victorias 3-1 y 2-1 contra Antigua y Barbuda, un adversario sin historia, tuvieron tintes de suplicio.

Todos estarán pendientes a los dos clásicos México-Estados Unidos, que se jugarán el 26 de marzo en la altura del Distrito Federal y luego el 10 de septiembre en una sede por determinar. Para recibir a México, la federación estadounidense trata siempre de encontrar un sitio en el que pueda explotar al máximo la localía y evitar que las tribunas se desborden con mexicanos.

México derrotó con contundencia a Estados Unidos en la final de la Copa de Oro hace dos años, pero los dirigidos por Klinsmann consiguieron su primer triunfo en casa del "Tri" el pasado agosto. Pero ese fue un amistoso.

Klinsmann enfatiza que Estados Unidos está al mismo nivel de México.

"¿Tienen al Chicharito? Nosotros tenemos a Clint Dempsey. ¿Tienen a (Andrés) Guardado? Nosotros tenemos a Michael Bradley", afirmó en una entrevista con el diario The New York Times.

Honduras fue el acompañante de los mexicanos y estadounidenses en el pasado Mundial de Sudáfrica.

Panamá, dirigido por Julio Dely Valdés, es el único de los seis que nunca ha acudido a una cita mundialista. Esta es la segunda vez que alcanza un hexagonal, fracasando en el intento previo para Alemania 2006.

Jamaica confía tener su mejor equipo desde la generación que logró la inédita clasificación a Francia 1998.

Costa Rica aspira clasificarse por cuarta vez y su figura es el volante Bryan Ruiz del Fulham inglés. Hace cuatro años quedó al margen al caer en un repechaje contra Uruguay.

"Vamos a pasar a Brasil", prometió su técnico, el colombiano Jorge Luis Pinto. "Este equipo se crece con los grandes".