Los trabajadores extranjeros de Colorado, desde agricultores hasta científicos de alto nivel en las universidades locales, contribuyeron $42 mil millones de dólares a la economía de Colorado en 2011, según un reciente estudio.

El reporte, basado en modelos económicos computarizados y en datos del Buró del Censo de Estados Unidos, indica que uno de cada 10 residentes en Colorado es extranjero. Además, cerca de 305 mil extranjeros trabajan en este estado.

La fuerza laboral inmigrante representa el 18,1 por ciento de los trabajadores de la construcción; el 16 por ciento en entretenimiento, hoteles y servicios; y el 8 por ciento en producción.

Los inmigrantes representan el nueve por ciento de los empresarios de Colorado.

"Los extranjeros que viven y trabajan en Colorado tienen un impacto importante en la economía", dijo Terry Scanlon del Colorado Center on Law & Policy, quien trabajó en el estudio junto con el economista Christopher Stiffler.

El estudio encontró que el 11,4 por ciento de los trabajadores de Colorado son extranjeros, a pesar de que solamente el 9,7 por ciento de la población de Colorado es de origen inmigrante.

Se estima que casi 58 mil inmigrantes trabajan en restaurantes y establecimientos similares, casi 25 mil en ventas al mayoreo, poco más de 16 mil en ventas inmobiliarias, y poco más de 14 mil en salud.
Además, casi 32 mil extranjeros trabajan en construcción.


Advertisement

El Colorado Center on Law & Policy realizará otro estudio para determinar la situación inmigratoria de esos trabajadores.

Según el reporte, la presencia de los extranjeros tiene un efecto multiplicador en la economía de Colorado, ya que por cada 10 extranjeros que trabajan aquí se crean otros siete trabajos.

Andrew Ball, analista político del Law & Policy Center, dijo que una de las sorpresas del estudio fue encontrar que los extranjeros trabajan en todo tipo de industrias.

"La población inmigrante ya no responde a los estereotipos que comúnmente tenemos", dijo Ball.