RECIFE, BRAZIL - JUNE 20:  Cristian Gamboa of Costa Rica (front) celebrates with Michael Barrantes after defeating Italy 1-0 during the 2014 FIFA World Cup
RECIFE, BRAZIL - JUNE 20: Cristian Gamboa of Costa Rica (front) celebrates with Michael Barrantes after defeating Italy 1-0 during the 2014 FIFA World Cup Brazil Group D match between Italy and Costa Rica at Arena Pernambuco on June 20, 2014 in Recife, Brazil. (Photo by Laurence Griffiths/Getty Images) (Laurence Griffiths)

RECIFE, Brasil (AP) - La primera vez que Costa Rica participó en una Copa del Mundo, en el torneo de 1990 en Italia, su clasificación a segunda ronda se convirtió en un momento legendario que marcó el antes y el después para el fútbol del país centroamericano.

Aquel equipo semiprofesional, integrado totalmente por jugadores de la modesta Primera División costarricense, superó a Escocia y Suecia para avanzar junto a Brasil a los octavos de final, con una destacada actuación de su portero Luis Gabelo Conejo.

El 20 de junio de 1990, hace exactamente 24 años, aquellos ticos remontaron un gol en contra para vencer 2-1 a la Suecia de Thomas Ravelli, Tomas Brolin y Stefan Schwarz, en una historia que incluso recientemente ha sido contada en el cine.

Ese logro, que se había vuelto casi inalcanzable tras naufragar en la primera ronda de Corea-Japón 2002 y Alemania 2006, fue igualado este viernes por los dirigidos por el colombiano Jorge Luis Pinto, que derrotaron 1-0 a Italia.

Costa Rica se clasificó anticipadamente a los octavos de final en Brasil en un grupo aún más complicado, en el que superaron a dos potencias y excampeones mundiales en sus dos primeras salidas, pues en el estreno vencieron 3-1 a Uruguay.

En el cuerpo técnico costarricense hay un testigo y protagonista de los dos momentos, el entonces portero Conejo, el mejor costarricense en ese Mundial de 1990 y hoy entrenador de arqueros. Bajo su tutela está precisamente Keylor Navas, una de las figuras del equipo en Brasil.


Advertisement

Para Costa Rica, Italia 90 significó el salto al profesionalismo, el momento en que sus futbolistas pudieron aspirar a los grandes salarios y altos fichajes que ofrece el fútbol europeo.

"Se está haciendo historia, y es resultado del cúmulo de las experiencias que los jugadores han venido sumando, tanto en Europa, como en selecciones menores y mayores", comentó Conejo a The Associated Press.

El ex arquero considera que ya era tiempo de que algún grupo de futbolistas hiciera que todos dejaran atrás la añoranza de lo conseguido hace 24 años, que ahora puede convertirse simplemente en un bonito recuerdo.

"Estoy muy contento de que se vaya superando la historia y me siento orgulloso de lo que han hecho estos muchachos", afirmó.