DENVER, CO - JUNE 23:   Founding partners for Cyclus Break  Linda Ruiz, left, and Renee Romero on  Tuesday June 23, 2015. Their app for Cyclus Break will
DENVER, CO - JUNE 23: Founding partners for Cyclus Break Linda Ruiz, left, and Renee Romero on Tuesday June 23, 2015. Their app for Cyclus Break will launch soon and it will help first generation college students. (Photo by Cyrus McCrimmon/The Denver Post ) (Cyrus McCrimmon)

El sol comienza a ponerse en un gélido día de abril en el barrio de Capitol Hill. Linda Ruiz se echa sobre los hombros una chaqueta blanca y toma un sorbo de una taza de café. Por la manera como lo cuenta, no existen las coincidencias. Cada paso en falso y cada victoria, sin importar cuán casuales parezcan, iluminan el verdadero camino de cada uno en la vida.

Fue a través de sus propios éxitos y fracasos que Ruiz conoció a Renee Romero, una exmaestra convertida en consejera escolar quien, como Ruiz, creció en Denver. Luego de crear un vínculo a partir de los retos que enfrentaron como latinas de primera generación en su familia en ir a la universidad, ellas desarrollaron Cyclus Break, una aplicacion para teléfonos móviles que tiene el potencial de ayudar a un sinnúmero de estudiantes universitarios de primera generación a navegar su propia ruta hacia la graduación.

Al romper barreras de comunicación y explicar la universidad en términos sencillos, Romero y Ruiz esperan que los estudiantes universitarios de primera generación se sientan más conectados a su educación y, como consecuencia, se sientan más inclinados a graduarse.

"Todos mis chicos tenían un teléfono", dijo Romero en referencia a los estudiantes de preparatoria a los que ella ha asesorado por más de 10 años. "Sabía que los podía contactar de esa manera. Lo cuidan como si fuera una biblia. Así que pensamos... tiene que haber una manera de crear esto como una aplicación. Porque a los niños les apasiona esto".


Advertisement

En Colorado, sólo el 9% de los muchachos latinos se graduarán de preparatoria, irán a la universidad, y obtendrán un título de educación superior, de acuerdo con GEAR UP, un programa de preparación para ir a la universidad. Conectar a los estudiantes con sus consejeros a través de la tecnología, como por ejemplo vía mensajes de texto, y simplificar la información acerca de la universidad y ayuda financiera, mejora enormemente los resultados en educación superior de un estudiante, según un estudio de la Universidad de Virginia.

LA APLICACIÓN

Cyclus Break está compuesto de 16 aplicaciones dirigidas a simplificar la experiencia universitaria de los estudiantes universitarios de primera generación y aligerar la carga de trabajo de sus consejeros.

Los estudiantes se conectan a la aplicación desde sus teléfonos, computadoras de escritorio o portátiles, y son llevados a una página de inicio que tiene varias herramienta tales como una página que explica, de forma sencilla, términos que un estudiante encuentra en cualquier campus universitario, o una sobre cómo perfeccionar la siempre abrumadora tarea de acercarse a un profesor. La función principal de la aplicación es un calendario que recuerda a los estudiantes las fechas límite de eventos importantes como cuándo entregar las solicitudes de ayuda financiera o las tareas para clase.

El calendario funciona de esta manera: un estudiante recibe una lista de cosas que tiene hacer cada lunes y debe completarla esa semana. Romero y Ruiz crearon una lista que sirve a estudiantes que estén cursando de todo, desde una carrera técnica de dos años, a una carrera universitaria de cuatro años.

Un consejero puede entrar a la aplicación desde la parte operativa y llevar control del progreso del estudiante. Cyclus Break permite al estudiante enviar un correo electrónico con preguntas al consejero simplemente con apretar un botón.

RAÍCES EN DENVER

Ruiz creció en Denver en la década de 1970 y 80. Pero cuando cumplió 17 años de edad, hizo lo que haría cualquier adolescente rebelde y se mudó a Los Angeles.

Pese a que llegó a California sin tener la menor idea sobre qué haría con su vida, Ruiz mira ese momento en retrospectiva con mucha claridad.

"Ya estaba encaminada ahí y entonces", dijo.

Una prima suya mayor había estudiado arte en la universidad y convenció a Ruiz de que, como ella, se dedicara a la docencia. Ruiz ingresó a un programa para maestros pero encontró la experiencia colegial abrumadora y difícil de navegar.

"No estaba preparada para ir a la escuela", dijo Ruiz. "Creo que tenía mucho que ver con mi edad y mi generación. Era prueba y error, unas cosas salían bien y otras mal".

A Ruiz le tomó seis años completar un programa que normalmente dura cinco años. También estaba trabajando de tiempo completo.

"No tenía ni idea de que podía pedir ayuda financiera", dijo.

La ayuda financiera también dejó perpleja a Romero en la universidad.

Romero, quien es más joven que Ruiz, se convirtió en la primera de su familia inmediata en ir a la universidad, como Ruiz.

"Cuando comencé la universidad, (mis padres) no pudieron ayudarme mucho", dijo Romero. "Así que como que me las tuve que arreglar por mi cuenta, especialmente con la ayuda financiera. No la conseguí".

Romero también se sintió como una intrusa en sus clases. "Me sentía muy inferior, como: 'Dios mío, ¡soy la única mexicana en esta clase!'"

LA IDEA DE CYCLUS BREAK

Como Ruiz, Romero se graduó y comenzó a dar clases en Denver, que es donde ambas se conocieron.

Pero pronto la vida llevó a Romero por un camino distinto al que ella nunca se habría imaginado. Dejó el salón de clases luego de sentirse insatisfecha, obtuvo una maestría en consejería y comenzó a trabajar con estudiantes a través de GEAR UP en Colorado.

Su trabajo consistía en supervisar a un grupo de unos 100 estudiantes de secundaria que luego iban a la universidad. La mayoría de sus alumnos eran latinos y alrededor del 95% eran primeros en su generación en ir a la universidad. (La mayoría de los estudiantes universitarios de primera generación, o cuyos padres no fueron a la universidad, son latinos).

A pesar de que no tenía idea en ese momento, Romero estaba sentando la bases de lo que un día se convertiría en Cyclus Break.

Romero no podía trabajar con cada estudiante de manera directa todo el tiempo, así que optó por los mensajes de texto para responder todas sus preguntas sobre la universidad. Preguntas como: "¿cómo me doy de baja de una clase?", o "¿cuándo tengo que pagar mi ayuda financiera?"

Romero comenzó a llevar un diario informal, registrando las preguntas de sus estudiantes y en qué momento del semestre eran formuladas. Pensaba que las notas le serían de utilidad si tenía que pasar por el mismo proceso de nuevo al año siguiente.


Pero eso nunca pasó. Luego de 10 años como consejera en GEAR UP, se fue buscando nuevos retos.

Un amigo mutuo puso de nuevo en contacto a Romero y Ruiz, y luego se pusieron a hablar de su pasado. Al darse cuenta de que sus experiencias universitarias habían sido similares, se pusieron a pensar en maneras de aplicar sus habilidades-y todas esas notas que Romero había tomado-para ayudar a otros estudiantes universitarios de primera generación.

En 2013 decidieron desarrollar la aplicación.

Ruiz y Romero buscaron una empresa local para los aspectos técnicos de desarrollar una aplicación, y han destinado todo su tiempo libre y utilizado al máximo todas sus tarjetas de crédito para obtener dinero con el que desarrollar y promover su producto en el mercado. Sus socios incluyen Metro State University, la Universidad de Northern Colorado y la Fundación de la Comunidad Latina de Colorado.

Aun así, Ruiz ha trabajado en bodegas y en otros trabajos que pagan por hora para sostener financieramente a las dos. "Ahora ya sabemos cómo solicitar estampillas de comida", dijo.

Pero ella y Romero parecen muy tranquilas. "No tengo miedo", dijo Ruiz. "Tal vez debería tenerlo. Pero es que sencillamente creemos en esto".