MEXICO- Un fuerte sismo de de 7,4 de magnitud sacudió el martes el sur y centro de México, seguido de algunas réplicas, sin que se reportaran de inmediato daños mayores ni víctimas.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que que el epicentro se encuentra a unos 320 kilómetros al sureste de la Ciudad de México.

El sismo provocó que se remecieran los edificios en la capital mexicana y la gente saliera de diversos inmuebles, en algunos de los cuales se registró la ruptura de vidrios y la caída de yeso de techos.

El sismológico mexicano reportó al menos cuatro réplicas posteriores, dos de ellas en Guerrero y otras dos en el estado vecino de Oaxaca, de entre 4,8 y 5,3 der magnitud.

Workers and resident gather at the Angel de la Independencia square after evacuating buildings during a 7.9 earthquake in Mexico City Tuesday March 20,
Workers and resident gather at the Angel de la Independencia square after evacuating buildings during a 7.9 earthquake in Mexico City Tuesday March 20, 2012. (AP Photo/Dario Lopez-Mills)

Personas asustadas salieron a las calles, mientras el servicio de telefonía dejó de funcionar.

Imágenes de televisión mostraban un puente peatonal que cayó sobre un microbús de pasajeros en la Ciudad de México, sin que se reportaran víctimas hasta ahora.

El presidente Felipe Calderón envió un mensaje a través de su cuenta de Twitter para señalar que no había reportes de daños mayores.

"El sistema de salud operando con normalidad, salvo algunos vidrios rotos y otros daños menores", escribió el mandatario.

En otro mensaje, Calderón dijo que "todas las instalaciones de generación eléctrica sin afectación y funcionando. Algunas interrupciones en distribución ya se atienden".


Advertisement

En la ciudad de México se observó a la gente que abandonaba edificios y salía a las calles.

"Yo tengo problemas con la presión, sentía que me iba a desmayar", dijo Rosa María López Velázquez, de 62 años, fuera de un centro comercial en la ciudad de México.

Partes de la Ciudad de México se ubican donde estaba un antiguo lago, lo que tiende a magnificar el efecto de los sismos.

En 1985 se registró un sismo de 8,1 grados que provocó la muerte de hasta 10.000 personas en la capital.