TURIN—Al ritmo del tango, con un doblete de Diego Milito y un gol de Rodrigo Palacio, el Inter puso fin el sábado a la calidad de invicto de 48 partidos de la Juventus al ganarle en su propia casa 3-1 por la 11ra fecha de la Serie A de Italia.

Los neroazzurri se ubicaron atrás de la Vecchia Signora, a solo un punto, 28 contra 27.

Inter remontó un gol en contra anotado antes del primer minuto de juego por Arturo Vidal, pero el ghanés Kwadwo Asamoah, que le pasó el balón al jugador chileno, estaba en posición adelantada que el árbitro no sancionó.

Milito consiguió el empate con un gol de penal a los 58 minutos, con un tiro alto y violento, que el arquero Gianluigi Buffon no logró parar, en el encuentro jugado en Turín.

A los 75 minutos marcó el segundo al aprovechar un balón que no paró bien el arquero Juventino ante un fuerte disparo del colombiano Fredy Guarín.

Cuando la Juve atacaba con desesperación, en una clásica acción de contragolpe, Palacio puso la cifra final de la tranquilidad.

A los ocho minutos, la Juve pudo haber anotado el segundo tanto cuando Claudio Marchisio quedó solo frente al arco del Inter, pero el portero eslovaco Samir Handanovic detuvo el disparo.

Un minuto después, de nuevo Marchisio estuvo cerca de nuevo de enriquecer el botín, pero se opuso el portero interista.

A los 20 minutos, Antonio Cassano estuvo muy cerca de darle el empate al Inter con un tiro de fuera del área que rozó un palo, con Buffon absolutamente inmóvil.

Al promediar el segundo tiempo, el defensor Juventino, el suizo Stephan Lichtsteiner corrió un serio riesgo de ser expulsado por una entrada violenta contra Palacio, quien acababa de ser amonestado.

El técnico de la Juve lo sustituyó de inmediato para evitar de nuevo ese peligro.

Vidal, a los 45 minutos, estuvo a punto de anotar un segundo gol con un tiro desde la entrada del área que detuvo el arquero del Inter.

Sin embargo, el Inter con su tridente ofensivo de gran calidad, con los argentinos Palacio y Milito, y Cassano, atacó mucho, con insistencia, mientras que la Juve se defendía y atacaba de contragolpe.

En el segundo tiempo, a los 54, un tiro de Palacio salió por poco por encima del travesaño del arco Juventino.

Tras el gol del triunfo del Inter, la Juve se fue al ataque con todo, pero los neroazzurri se defendieron bien y no dejaron tampoco de atacar, lo cual permitió el tercer gol.

Previamente, el Milan goleó 5-1 al Chievo y abandonó la parte baja de la tabla de posiciones tras cinco derrotas, en el peor inicio del campeonato en los últimos años.

Los rossoneri quedaron en el séptimo lugar con 14 puntos, junto a Roma y Cagliari, que deben jugar el domingo.

Los goles fueron del volante holandés Urby Emanuelson a los 16 minutos, Riccardo Montolino (37), del español Krkic Bojan (41) , Ttephan El Shaarawi (75) y Giampaolo Pazzini (90).

Chievo descontó a los 18 minutos con un gol de cabeza del atacante Sergio Pellissier, en un preciso tiro de esquina del brasileño Luciano.

El técnico Massimiliano Allegri dejó en la banca de las reservas al delantero brasileño Alexandre Pato por su bajo rendimiento en los últimos dos partidos, cuando volvió a jugar tras haber estado fuera de las canchas por largo tiempo por lesión.

Chievo quedó con diez puntos, en la parte baja de la tabla de posiciones, cuya aspiración es sólo de mantenerse en la Serie A.