SAN ANTONIO, Texas, EE.UU.—Aparentemente los Spurs de San Antonio no están cómodos a menos que se encuentren bajo presión.

Después de necesitar tiros en el último segundo para ganar sus primeros dos encuentros, los Spurs requirieron otro valiente esfuerzo de Tony Parker después de dejar escapar una ventaja de 19 puntos frente al Jazz de Utah.

Parker metió 24 unidades y repartió 10 asistencias para ayudar a los Spurs a desactivar una resistencia tardía y vencer el sábado al Jazz 110-100.

El francés metió seis puntos y tuvo tres asistencias en los últimos cinco minutos de un encuentro en que San Antonio (3-0) continuó su dominio como local sobre Utah (1-2).

"Es difícil cuando estás de visita contra un equipo como este y remontas, pero lo hicimos", dijo Paul Millsap, ala pivote del Jazz. "Llegamos a tener el triunfo a nuestro alcance, pero sus veteranos resistieron".

Tim Duncan agregó 19 unidades y 11 rebotes por San Antonio, Danny Green tuvo 21 puntos y Kawhi Leonard 13.

Los Spurs parecían seguros de igualar su mejor arranque desde la campaña 2007-2008. San Antonio registró una efectividad de 74% para alcanzar rápidamente una ventaja de 62-44 al llegar el descanso, hizo cinco triples en siete intentos y contuvo al Jazz a un 32% de canastas anotadas.

El equipo texano también contó con Manu Ginóbili de vuelta en la alineación después de que se perdió los primeros dos partidos debido a espasmos musculares en la espalda. El argentino metió ocho puntos con cuatro canastas en siete tiros al aro durante los 15:30 minutos que estuvo en la cancha.

Todo parecía apuntar a una fácil victoria antes de que el Jazz tomara el control en el tercer cuarto. Los Spurs dejaron ir una ventaja de 19 unidades en ese período, en que Utah orquestó una ofensiva de 24-5 que empató el marcador.

Mo Williams metió un par de tiros libres para coronar ese ataque y empatar el encuentro en 79 al finalizar el tercer cuarto

Entonces San Antonio recurrió a sus astros en el último período: Duncan y Parker se combinaron para anotar siete puntos en los últimos cuatro minutos y preservar así la victoria.