No le importó a Robin López ni al resto de los Hornets que Anthony Davis se hubiera regresado a Nueva Orleáns. No estaban lamentándose por eso, sino que más bien hacían lo necesario para compensarlo.

El venezolano Greivis Vásquez anotó 18 puntos y los equilibrados Hornets vencieron 89-82 a los Bulls de Chicago el sábado a pesar de que no contaron con el jugador elegido primero en el draft.

"Eso es lo grande de un juego de equipo", dijo López. "Todo el mundo se unió y todo el mundo intensificó el esfuerzo".

López y Jason Smith anotaron 16 puntos cada uno, Ryan Anderson agregó 12 unidades y 13 rebotes, y los Hornets encestaron 20 de 23 tiros libres para obtener el triunfo incluso a pesar de que Davis no participó debido a que se recupera de una conmoción cerebral moderada.

Vázquez, que la noche anterior metió la bandeja del triunfo, se apuntó dos triples en los últimos 30 segundos de la primera mitad para que los Hornets se fueran tranquilos al descanso con una ventaja de 46-44. En total hizo seis canastas en 18 intentos y sus cuatro tiros libres.

Luol Deng metió 19 puntos y capturó ocho rebotes para Chicago. Nate Robinson anotó 15 y Marco Belinelli agregó 13 frente a su ex equipo, pero los Bulls tuvieron una efectividad de sólo el 33% en este partido después de que la noche anterior encestaron casi el 64% de sus tiros en una fácil victoria sobre Cleveland.

Fue un partido especialmente difícil para Richard Hamilton y Carlos Boozer, que entre ambos sólo metieron tres canastas en 18 intentos y concluyeron con cuatro puntos cada uno después de que frente a los Cavaliers hicieron 19 por cabeza.

Los Hornets iban perdiendo por siete de diferencia en el segundo período y para el tercero ya se encontraban arriba por 10, pero en la recta final tuvieron que defenderse mucho, pues Robinson les dificultó la vida lo más que pudo. En el último cuarto anotó todos sus puntos salvo cuatro para mantener a los Bulls en la pelea, pero a fin de cuentas le fue insuficiente.

"Uno ve cómo los señores llegaron con el ánimo en alto, conscientes de que este es su momento para obtener sus minutos (de juego)", dijo Taj Gibson de Chicago. "Toda esta liga tiene que ver con señores que incrementan su esfuerzo. Vieron a Robin López y a Ryan Anderson, señores que llegaron con el ánimo en alto, pronto obtuvieron confianza en sí mismos y jugaron bien".

Por otro lado, Ray Allen se quedó descubierto aproximadamente un segundo en Miami. Grave error.

Y su primera canasta que define un partido para el Heat fue una para recordar.

Allen recibió un pase de LeBron James y convirtió una jugada de cuatro puntos con 6,7 segundos en el reloj que le dio a Miami la ventaja definitiva, y Chris Bosh anotó 40 unidades para ayudar al Heat a superar el sábado a los Nuggets de Denver 119-116.

"LeBron me encontró", dijo Allen después de apenas su tercer partido con el Heat.

El actual Jugador Más Valioso de la liga y su líder histórico en triples se combinaron para poner a Corey Brewer en una situación incómoda en la última posesión de Miami en la noche.

Con una desventaja de un punto cuando quedaban 14,1 segundos por jugarse, el Heat pidió tiempo fuera y orquestó una jugada en la que James tendría la pelota y la opción de lanzarse a la canasta o dar un pase.

Brewer, que estaba marcando a Allen, vio que James se arrancaba con el balón y se le acercó para ayudar a bloquearlo. Eso dejó solo a Allen, quien se escabulló hasta la esquina izquierda, uno de sus sitios favoritos en la cancha. James le envió la pelota, Allen hizo el tiro mientras Brewer llegaba tarde y le cometía una falta, y un público que volvió a llenar el estadio de Miami obtuvo un final electrizante en un partido lleno de emociones.

"Hemos estado en el otro extremo, como los receptores de ese tipo de dolor, en el vestidor cuando él encaja la daga en tu corazón con un triple", dijo Erik Spoelstra, entrenador del Heat. "¿Esperamos que haga eso todas las noches? No es necesariamente lo que tiene que hacer. Es lo que ha hecho toda su carrera".

Allen anotó 23 puntos, y James concluyó con 20 unidades, 11 asistencias y nueve rebotes para el Heat.

Kenneth Faried y Andre Iguodala metieron 22 cada uno por Denver, cuya foja cayó a 0-3. Andre Miller encestó sus primeros ocho tiros y concluyó con 17 para los Nuggets, que también tuvieron 16 puntos de JaVale McGee y superaron a Miami en rebotes 47 a 32.

"En estos momentos simplemente necesitamos obtener un triunfo", dijo George Karl, entrenador de los Nuggets. "Esta habría sido una gran victoria para nosotros. Hubiera salvado el viaje. No se siente bien (perder). Nunca se siente bien".

En otros encuentros de la noche, los Celtics de Boston vencieron 89-86 a los Wizards de Washington; los Nets de Brooklyn derrotaron 107-100 a los Raptors de Toronto; los Pacers de Indiana 106-98 a los Kings de Sacramento; los Trail Blazers de Portland 95-85 a los Rockets de Houston; y los Bucks de Milwaukee superaron 105-102 a los Cavaliers de Cleveland.

Además, los Mavericks de Dallas le ganaron 126-99 a los Bobcats de Charlotte; los Warriors de Golden State 114-110 a los Clippers de Los Angeles y los Spurs de San Antonio 110-100 al Jazz de Utah.