GINEBRA—La Unión Ciclista Internacional (UCI) necesitó ayuda para la elección de un equipo que investigue sus posibles vínculos con el caso de dopaje de Lance Armstrong y para ello recurrió el miércoles al Tribunal de Arbitraje Deportivo.

El abogado australiano John Coates, presidente de la junta del Tribunal (TAS, por sus siglas en francés), ha sugerido los nombres para integrar un panel de tres miembros, cuyo trabajo de investigación comenzará en breve.

"Quisiéramos agradecer a John Coates por sus recomendaciones, que seguiremos al pie de la letra", dijo el presidente de la UCI, Pat McQuaid, en un comunicado.

La comisión incluirá a un "respetado y experimentado abogado", a un contador forense y a una persona con trayectoria en la administración del deporte, todos "independientes del ciclismo", agregó la UCI.

El organismo regulador del ciclismo, hundido en un escándalo sin precedente, informó que ha contratado ya a los abogados y funcionarios deportivos sugeridos por Coates, quien es también miembro de la junta ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (COI).

La investigación se considera una etapa crucial para que la UCI trate de reparar su reputación, dañada tras el caso Armstrong. Un reporte y una serie de recomendaciones deben presentarse para el 1 de junio.

En la agenda del panel figuran acusaciones de que los dirigentes del ciclismo encubrieron análisis antidopaje sospechosos que se realizaron a Armstrong entre 1999 y 2005, cuando cosechó una serie de victorias en el Tour de Francia. Supuestamente, esos jerarcas de la UCI habrían incurrido también en una conducta antiética al aceptar donaciones de Armstrong por un total de 125.000 dólares.

Las viejas acusaciones resurgieron en el reporte devastador emitido el mes pasado por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA, en inglés), el cual dio detalles de un amplio esquema de dopaje orquestado por los equipos de Armstrong. Sin embargo, esos temas no fueron abordados directamente en un informe de 1.000 páginas con evidencias del caso.

"El propósito de esta comisión independiente es investigar los hallazgos del reporte de la USADA para sacar conclusiones y hacer recomendaciones que permitan a la UCI recuperar la confianza en el deporte del ciclismo y en su propio organismo regulador", dijo McQuaid, elegido presidente semanas después de que Armstrong obtuvo su séptima victoria en el Tour, un récord.

Hein Verbruggen, antecesor de McQuaid, sigue siendo presidente honorario de la UCI, y ha sido el blanco de críticas severas, según las cuales, una cultura de tolerancia al dopaje permitió que los equipos de Armstrong dominaran la principal competición del ciclismo mediante trampas. Ambos dirigentes niegan haber incurrido en actos indebidos.

El mes pasado, la UCI ratificó los hallazgos de la USADA y despojó a Armstrong de todos los resultados obtenidos desde agosto de 1998, incluidos los siete títulos del Tour. Lo suspendió además de por vida.

Asimismo, la USADA impuso suspensiones de seis meses a los ex compañeros de Armstrong que cooperaron con la investigación.