CATAMARCA, Argentina—Arsenal, con una notable actuación de su arquero Cristian Campestrini, derrotó 4-3 a Boca Juniors en los penales y se adjudicó la primera edición de la Supercopa Argentina.

El partido finalizó 0-0 y en la definición desde los 12 pasos Campestrini se lució con sus tres decisivas atajadas, la última de ellas ante Nicolás Colazo.

Arsenal, en partido jugado en el estadio Bicentenario de Catamarca, estuvo al borde de abrir el marcador en la primera etapa, pero dos remates del colombiano Carlos Carbonero se estrellaron en los palos, el primero al travesaño y el segundo con un cabezazo que pegó en el poste derecho de Oscar Ustari.

Esta primera Supercopa enfrentó a los ganadores del último campeonato local (Arsenal) y de la Copa Argentina (Boca), en este caso un torneo que agrupó a equipos de todas las ligas del país.

"Los muchachos han entrado en la historia y gracias a ellos fuimos un justo campeón, dijo el técnico de Arsenal Gustavo Alfaro.

Arsenal, pese a su primer y único título ganado en el anterior campeonato, es un equipo de los denominados chicos, mientras que Boca es un gigante.

Esta Supercopa es una moda importada desde Europa y existía la posibilidad que el campeón argentino, en este caso Arsenal, se midiese en 2013 con el Real Madrid, actual campeón de la Supercopa española por un título a definir.