SAO PAULO—El tribunal deportivo de Brasil suspendió a un futbolista de un club de tercera división por frotar sangre en el rostro de un oponente.

Chicao, volante del equipo Santa Cruz, fue suspendido por dos partidos por frotar su propia sangre en el rostro del jugador de Fortaleza, Esley, en un partido el 13 de octubre.

Chicao dijo que se molestó cuando se dio cuenta que tenía una cortadura sobre un ojo tras recibir un codazo de Esley mientras disputaban un balón. Chicao se paró y le puso su mano ensangrentada en la cara a Esley.

El incidente provocó una reyerta en la que participaron jugadores de ambos equipos, y que terminó con la expulsión de Chicao y Esley.

El tribunal suspendió a Esley por cinco partidos por el codazo.