NUEVA YORK—Se suponía que los Cowboys y Eagles se iban a pelear la supremacía del Este de la Conferencia Nacional. En cambio, se miden el domingo en un partido de equipos desmoralizados: ambos con marca de 3-5 y asediados por toda clase de problemas.

Lo que antes era un entretenido choque de trenes con sensacionales jugadas y gran intensidad, un Cowboys-Eagles asemeja un mal chiste.

Cuesta decidir cuál de estos dos equipos que comenzaron el año con ambiciones de título ha sido el más inepto.

Filadelfia ha anotado la magra cantidad de 133 puntos, pero Dallas si acaso suma 150. Los Eagles vienen de un auténtico desastre el lunes Nueva Orleáns en el que se defensa fue un coladero, mientras que los Cowboys han sufrido todo el año con un juego muy deslucido.

Ambos equipos pierden el balón con mucha facilidad. Michael Vick, el quarterback de Filadelfia, suelta el balón todo el tiempo. Pero los receptores de Dallas no saben atrapar nada. Vick y los Eagles acumulan 19 pérdidas del ovoide, incluyendo la absurda cantidad de 10 balones sueltos. Los Cowboys también han cedido el balón 19 veces, con su mariscal de campo Tony Romo al frente de la liga con sus 13 pases interceptados.

"Ahora mismo, hay cosas que necesitan correctivos", dijo el técnico de los Eagles Andy Reid, quien atraviesa el peor momento de sus últimas 13 temporadas. "Uno se enfoca en la tarea inmediata. No hay que perder vista eso. No puedes ponerte a recordar el pasado y ponerse a pensar sobre récords, el futuro y todo lo demás".

"No se puede perder el tiempo pensando en esas cosas, los jugadores se tienen que concentrar en mejorar para ganar partidos. Eso es lo prioritario. Y en eso estoy".

En Dallas, Romo y el resto de los Cowboys también son blanco de críticas.

"Son tantas cosas", declaró el tight end Jason Witten, uno de los pocos Cowboys que no ha desentonado esta temporada. "Los buenos equipos en esta liga logran mantener una regularidad. Nosotros no hemos logrado eso. Hay algo diferente cada semana y hay que estar buscando soluciones".

"Los resultados tienen que llegar y tienen que llegar bien pronto", añadió.

También el domingo, Atlanta defenderá su invicto al visitar a los Saints de Nueva Orléans, su acérrimo rival.

Además: Houston visita a Chicago; Denver a Carolina; San Diego a Tampa Bay; Oakland a Baltimore; los Giants de Nueva York a Cincinnati; San Luis a San Francisco; los Jets de Nueva York a Seattle; Buffalo a Nueva Inglaterra; Tenesí a Miami y Detroit a Minnesota.

El duelo del lunes enfrenta a Kansas City en Pittsburgh.

La fecha comenzó el jueves con el triunfo de Indianápolis por 27-10 sobre Jacksonville.

Los equipos con descanso esta semana son Green Bay (6-3), Arizona (4-5), Cleveland (2-7) y Washington (3-6).

El duelo Atlanta-Nueva Orléans es usualmente un duelo de titanes del Sur en la Conferencia Naciona,, pero los Saints (3-5) no han cumplido con su parte. Pero vienen de su mejor partido del año al vencer 28-13 a Filadelfia, su tercera victoria en cuatro partidos. Y ahora estarán entonados para tratar de frenar a los líderes de la división, unos Falcons que están invictos con foja de 0-8.

"Contra los Falcons siempre es un partido trascendental, ya sea por las posiciones, la importancia del partido o el hecho que somos rivales de división", dijo el quarterback de los Saints Drew Brees.

Ocho equipos han logrado llegar a la marca de 9-0 desde 2002. Cuatro alcanzaron el Super Bowl y dos (Indianápolis en 2006 y Nueva Orleáns en 2009) se consagraron campeones.