BARCELONA, España—El Granada dio la nota el viernes en la liga española de fútbol al vencer por 2-1 en cancha del Betis, resultado que aleja provisionalmente al equipo rojiblanco de los puestos del descenso.

La segunda victoria como visitante del Granada, gracias a goles de Gabriel Torje y Mikel Rico a los ocho y 74 minutos, respectivamente, fue también la tercera derrota casera del Betis, que ve comprometida su cuarta plaza que da boleto a jugar la próxima Liga de Campeones. El gol de Rubén Castro (62) no bastó al conjunto verdiblanco, que cerró una racha de cuatro partidos invicto en la liga.

La jornada se adelantó por próximos compromisos de selecciones entre semana. La 11ra fecha continúa el sábado con los cotejos Rayo Vallecano-Celta, Espanyol-Osasuna, Zaragoza-Deportivo La Coruña y Málaga-Real Sociedad.

El domingo, el líder Barcelona visita la cancha del Mallorca y el campeón Real Madrid, la del Levante; además de los partidos Valladolid-Valencia, Athletic de Bilbao-Sevilla y Atlético de Madrid-Getafe.

El Granada cobró ventaja en una jugada generada por banda izquierda con la velocidad de Dani Benítez, quien centró un balón a Youssef El-Arabi forzando un mal despeje del arquero y quedando el balón a pies de Torje, que no perdonó con la zurda.

El rumano estuvo cerca del segundo tanto en un potente disparo de derecha llegando en carrera, y finalmente el Betis anunció su presencia con un tiro de Salva Sevilla bien rechazado por Toño Rodríguez.

Pero el Granada no se intimidó y siguió porfiando en la segunda mitad, cuando El-Arabi no alcanzó a rematar un excelente servicio de Torje. El Betis se activó a balón parado, forzando Damien Perquis un gran vuelo de Rodríguez en un cabezazo, antes que la jugada acabara en disparo al poste de Jorge Molina.

Fue el aviso del empate, pues en la siguiente llegada Rubén Castro empalmó a la red un servicio de Alex Rodríguez.

Pero cuando parecía que los verdiblancos iban a tomar las riendas del partido, Rico marcó la diferencia con un gran recorte en el área y un disparo inapelable para el 2-1 final.