LAUSANA, Suiza—Las oficinas generales del Comité Olímpico Internacional en Lausana fueron cerradas el lunes, después de que la ruptura de una tubería provocó una inundación en el edificio, donde causó daños en algunos archivos y cortó los servicios de electricidad y comunicaciones.

Un torrente de agua inundó la planta baja y el sótano de las oficinas del COI el domingo por la madrugada, después de que se rompió el ducto principal de agua, a unos 200 metros de distancia, en la zona de Vidy, junto a un lago.

"Fue como si una gran ola llegara desde la carretera hasta el edificio", relató el portavoz del COI, Mark Adams, en declaraciones a The Associated Press. "El agua se acumuló en el sótano y penetró por las ventanas de una de las salas de juntas".

Personal del COI trabajó el lunes desde casa y en otras oficinas ubicadas en una zona distinta de Lausana. El presidente del COI, Jacques Rogge, estuvo en París el lunes para una conferencia antidopaje, pero se le mantuvo informado de la situación.

La inundación cortó los servicios de electricidad y telefonía, y desactivó los servidores informáticos del COI. El estacionamiento subterráneo quedó parcialmente inundado.

"El problema principal es el restablecimiento del suministro eléctrico", dijo Adams.

Los peores daños ocurrieron en el sótano, donde el nivel del agua alcanzó entre uno y tres metros (entre seis y 10 pies), e inundó las salas de juntas, las cocinas y algunos archivos.

"Eran principalmente archivos del área administrativa, y correspondencia de los últimos 10 años", dijo Adams. "No fueron afectados archivos de valor histórico. Los verdaderos tesoros estaban ubicados en otro lugar".

Esos archivos dañados se llevaron al exterior del inmueble y podrían recuperarse, dijo Adams. Parte del contenido se había almacenado ya por medios electrónicos.

Adams confió en que parte del personal pueda volver al edificio el martes o el miércoles, y pronosticó que todo se normalizará hacia el final de la semana. Aproximadamente 150 personas trabajan en las oficinas generales del COI.

"Al final, no pienso que haya habido grandes daños", dijo Adams. "No hay daño estructural. Los archivos están bastante seguros. Esto es molesto, pero no tan malo como parece".