PANAMA—España está encantada del amistoso que disputará el miércoles contra Panamá por razones que no solamente se deben al fútbol, indicó el técnico del monarca mundial y europeo, Vicente del Bosque.

"Le debemos mucho a estos países y está bien que vengamos y estoy encantado de venir", indicó el timonel en una rueda de prensa el martes en el estadio Rommel Fernández, escenario del amistoso. "No lo digo, digamos, de forma política, sino real".

Ese planteamiento surge debido a los cuestionamientos sobre si España debe hacer viajes largos para disputar amistosos en Centroamérica. La prensa panameña ha mencionado un supuesto comentario formulado por el volante Cesc Fabregas, en el restó importancia al partido, pero varios de sus compañeros han señalado en Panamá que asumen con seriedad el compromiso y que harán sentir el rigor del campeón.

"Pese a que es un amistoso, cuando juega la selección es una responsabilidad tremenda", dijo el zaguero Sergio Ramos. "Jugaremos con seriedad e intentaremos conseguir la victoria que es el objetivo".

España acordó hacer un viaje de más de diez horas entre Madrid y Panamá porque es un amistoso que le representará ingresos a sus arcas estimados entre tres y cinco millones de dólares, y que del Bosque aprovechará para darle minutos a varios jugadores jóvenes.

Para Panamá es un partido soñado. El gobierno se gastó medio millón de dólares para promoverlo.

"No todo el tiempo tenemos al número uno del mundo en casa", destacó el portero titular de Panamá, Jaime Penedo. "Así que hay que hacer las cosas bien".

Los españoles hicieron turismo y visitaron el martes el Canal de Panamá, donde realizaron un breve paseo en barco y exhibieron los trofeos de la Copa del Mundo alcanzada en Sudáfrica en 2010 y de la Eurocopa conquistada este año.

Poco antes fueron recibidos en la casa presidencial por el mandatario Ricardo Martinelli, quien les expresó que "aquí en Panamá ustedes son reconocidos, y todo el pueblo panameño les ofrece un saludo cordial".

España conoce poco o nada a la selección panameña y la única referencia que tiene se circunscribe al técnico Julio Dely Valdés y al extinto Rommel Fernández, los únicos panameños que alcanzaron jugar en la primera división del fútbol español y se destacaron con goles.

Jugadores jóvenes como Juan Mata y Markel Susaeta podrán saludar personalmente a Dely, de quien escucharon hablar cuando eran pequeños.

"Conozco a Dely Valdés porque lo vi desde chico jugar en el Oviedo, donde crecí", dijo Mata en una rueda de prensa que brindó con Susaeta después de arribar al hotel.

Dely, de 45 años, vistió el uniforme del Real Oviedo entre 1997-2000 y marcó con ese club español 39 goles en 103 partidos. Después pasó al Málaga, con el que jugó hasta el 2003 y facturó 38 dianas.

Fernández se destacó con el Tenerife entre 1987-1991, al marcar 47 goles en 123 partidos. Pasó luego al Valencia y después al Albacete, donde sufrió el accidente mortal el 6 de mayo de 1993. Tenía 27 años.

El arquero y capitán de España, Iker Casillas, ya jugaba con el Real Madrid en los últimos años de Dely en el fútbol español. El entrenador panameño declinó la víspera responder a una pregunta sobre si había podido meterle un gol al portero merengue.

Dely asegura que España es la mejor selección de la historia y que con su presencia en Panamá, "de seguro que el espectáculo lo tenemos garantizado".

Susaeta, del Athletic de Bilbao, dijo que si bien es un amistoso, "venimos con ganas de mostrar una buena imagen"

Mata, del Chelsea, admite que para él es "motivo de alegría" estar en Panamá. El atacante desea aprovechar cada oportunidad después de que no se le tomó en cuenta para el anterior partido contra Francia por las eliminatorias mundialistas de Europa, que terminó empatado 1-1.

España y Francia comparten el primer lugar de su grupo en esas eliminatorias.

Panamá, que nunca se ha clasificado a un mundial, avanzó al hexagonal final de la CONCACAF que repartirá los tres pasajes directos de la zona a la Copa del Mundo de Brasil. Esta fase arranca en febrero.

Del Bosque dejó a los titulares habituales Xavi Hernández, Xabi Alonso, Gerard Piqué, Carles Puyol, Alvaro Arbeloa y Pepe Reina, aunque trajo a Casillas, Sergio Ramos, Andrés Iniesta, Cesc Fábregas, David Villa y Pedro Rodríguez. Además, a jóvenes promesas, entre los que sobresale el defensor del Barcelona Martín Montoya.

El partido se jugará a partir de las 16.30 (2130 GMT).