RIAD, Arabia Saudita—Arabia Saudita no se amilanó ante el poderío de Lionel Messi y compañía y empató el miércoles 0-0 en un partido amistoso.

El equipo anfitrión, dirigido por el ex técnico del Barcelona Frank Rijkaard, incluso tuvo ocasiones claras de gol, incluyendo una en el primer tiempo en la que la pelota remeció las redes pero que fue anulada por posición adelantada.

Argentina, en cambio, no pudo engranar en su ataque encabezado por Messi y el delantero del Manchester City, Sergio Agüero. El técnico Alejandro Sabella encaró el partido con varias bajas, entre ellas el artillero Gonzalo Higuaín.

"No salió un buen partido, no hicimos desde el principio las cosas como las teníamos que hacer", admitió Messi. "El primer tiempo prácticamente lo regalamos, en el segundo jugamos un poquito mejor, no mucho tampoco".

El encuentro en Riad fue el último de Messi este año con la Albiceleste, con la que finalmente empezó a brillar como lo hace con el Barcelona.

Argentina cierra el 2012 con un amistoso el 21 de noviembre frente a Brasil en Buenos Aires, pero en ese duelo sólo utilizará futbolistas de su liga local, y abre 2013 con otra exhibición el 6 de febrero ante Suecia en Estocolmo.

"Ya quedó atrás, sirve para que no vuelva a pasar, para asacar muchas conclusiones de lo que pasó hoy, pero tampoco hay que darle más vuelta", sentenció Messi. "Nosotros cada partido que jugamos es igual de importante, sea amistoso o no".