PANAMA—El lanzador panameño Mariano Rivera espera alcanzar pronto un acuerdo con los Yanquis de Nueva York que le permita regresar para su última temporada en el 2013, tras una cirugía de ligamento en la rodilla derecha.

"Es cuestión de tiempo, (aunque) simplemente espero que sea pronto", señaló el jueves el cerrador al canal deportivo local TVMax. Además aseguró que la recuperación de la cirugía a la que se sometió va excelente y que el ligamento está sano.

El líder de salvamentos de todos los tiempos en las Grandes Ligas expresó recientemente sus intenciones de volver a lanzar la próxima temporada con los Yanquis, su club de toda la vida y con el que consideraba la posibilidad de cerrar su brillante carrera en el 2012.

Pero una lesión en un ligamento de la rodilla derecha a principios de mayo, mientras atrapaba elevados en una sesión de bateo, le cortó abruptamente la campaña.

Rivera, quien cumplirá 43 años el próximo año, reiteró que no quiere terminar su carrera fuera del montículo. "Uno más y es suficiente para terminar como quiero, bien y dando lo mejor de mí".

"Los Yanquis me conocen", subrayó Rivera, en alusión a que su decisión de retornar es porque se siente en condiciones físicas para hacerlo.

En una rueda de prensa previa en el Estadio Rod Carew en la capital panameña, Rivera señaló que ha estado hablando del asunto con su equipo, pero que "no hay nada concreto" aún.

"Estoy tratando de estar en óptimas condiciones; la rodilla está fuerte", destacó el veterano taponero previo al partido entre Panamá y Brasil que abrió un torneo eliminatorio para el Clásico Mundial de béisbol del 2013. Las otras dos selecciones en esta eliminatoria son Colombia y Nicaragua, que se medirán el viernes.

El panameño, quien tiene en su carrera 608 salvamentos, visitó el jueves a la selección de su país y no descartó la posibilidad de integrarla por primera vez en el caso de que se clasifique al Clásico Mundial, a disputarse en marzo.

"Tenemos un buen equipo" en la eliminatoria, destacó Rivera, quien hizo el lanzamiento de honor en la apertura del torneo. "Debemos hacer el trabajo".

El taponero regresa el viernes a Nueva York para seguir con su terapia.

En Panamá se definirá un boleto al Clásico Mundial.