BARCELONA, España—El Valencia ganó el sábado por 2-1 al Espanyol y hundió un poco más el equipo del argentino Mauricio Pochettino en la cola de la clasificación de la liga española de fútbol.

La segunda derrota al hilo de los "periquitos", combinada con el empate previo 0-0 entre Osasuna y Málaga en la 12da fecha, les deja en el último lugar con nueve unidades, las mismas que el Osasuna.

Jonathan Viera adelantó al Valencia a los 16 minutos, Samuele Longo (31) niveló y Roberto Soldado (89), de penal, certificó el quinto triunfo de local en seis partidos del cuadro del también argentino Mauricio Pellegrino. El timonel no estuvo en el banquillo por sanción, pero vio como sus hombres subieron provisionalmente al sexto puesto que da opción a jugar copas europeas.

En cambio, el Málaga del técnico chileno Manuel Pellegrini igualó provisionalmente los 19 puntos del Betis, actual cuarto clasificado, con su tercera igualada por 0-0 como visitante.

El Málaga sigue sin ganar desde que derrotó al Valladolid el 20 de octubre y suma sólo dos puntos de los últimos 12 posibles.

La programación sabatina sigue con los cotejos Barcelona-Zaragoza y Real Madrid-Athletic de Bilbao.

El Barsa lidera la tabla de posiciones con 31 puntos, seguido del Atlético de Madrid con 28 y el Madrid con 23.

El Valencia salió en tromba en Mestalla ante un timorato Espanyol y, tras un par de llegadas de Soldado, cobró ventaja cuando un pelotazo rebotado en el cuerpo del brasileño Jonás cayó franco para Viera, quien batió por raso al argentino Cristian Alvarez.

Los "periquitos" despertaron de su letargo con un flojo zurdazo de Joan Verdú que precedió el tanto del empate, cuando Longo definió en el área una laboriosa jugada iniciada en banda izquierda.

El Espanyol mejoró ostensiblemente en la segunda mitad, encerrando al Valencia y forzando a intervenir al portero brasileño Diego Alves.

Alvarez mantuvo el cerrojo en el arco blanquiazul hasta la desafortunada jugada del penal decisivo, en que el árbitro interpretó una rigurosa mano del mexicano Héctor Moreno, expulsado por protestar junto a su compañero Sergio García.

El gol de Soldado y la inferioridad numérica enterraron las opciones del equipo de Pochettino, cuyo puesto peligra.

Isco Alarcón movió los hilos en el Málaga, que pronto avisó a Osasuna trenzando una larga jugada de ataque que finalizó con meritoria atajada de Andrés Fernández al tiro raso de Joaquín Sánchez.

Los locales buscaron imponer su juego físico presionando la salida andaluza e incrementaron su asedio tras la reanudación, cuando un cabezazo de Kike Sola a centro de Roland Lamah forzó la intervención del argentino Wilfredo Caballero.

La espesura de ideas atacantes por parte de ambos conjuntos no evitó una escapada de última hora de Alvaro Cejudo que abortó Caballero, igualmente acertado ante un posterior disparo de Manuel Onwu y otra volea de Cejudo para preservar el inalterado marcador.