Después de sólo dos entrenamientos y dos partidos juntos, Kobe Bryant ya puede ver cómo las ideas y los proyectos de Mike D'Antoni están mejorando a los Lakers de Los Angeles.

Aunque el plan de juego de Bryant no suele incluir un triple-doble, se llevó uno alegremente junto con otro triunfo para un equipo que ya está reanimado incluso antes de que su nuevo entrenador llegue a la banca.

Bryant tuvo 22 puntos, capturó 11 rebotes y repartió 11 asistencias para sumar el 18vo triple-doble de su carrera, y los Lakers arrollaron 119-108 a los Rockets de Houston el domingo en su cuarta victoria en cinco partidos desde que despidieron al entrenador Mike Brown.

Dwight Howard metió 28 puntos y capturó 13 rebotes, y el español Pau Gasol llegó a 15.000 unidades en su carrera al apuntarse 17 en un partido en el que los Lakers regresaron a .500 de porcentaje tras aplastar a sus rivales desde que D'Antoni se hizo cargo de sus entrenamientos.

Aunque el entrenador aún no se presenta en la banca de Los Angeles debido a que se está recuperando de una cirugía de reemplazo de rodilla, su nuevo equipo ya está jugando con la pasión y fluidez que no había mostrado durante un pésimo arranque de temporada.

"Simplemente estamos desarticulando a la defensa", dijo Bryant, que también hizo tres de los 10 robos de Los Angeles. "Estamos poniendo a la defensa en predicamentos en que tienen que elegir, y les estamos haciendo pagar (las consecuencias)".

D'Antoni volvió a ver el encuentro desde el vestidor de los Lakers al tiempo que el entrenador interino Bernie Bickerstaff coordinó en la banca. D'Antoni decidió el domingo demorar un poco su debut con el fin de tener más días para recuperarse de su cirugía.

Bickerstaff mejoró a 4-1 como interino en lugar de Brown y de D'Antoni, quien anunció que el antiguo entrenador de la NBA y ejecutivo permanecerá en su personal, aunque bromeó que ello sería siempre y cuando los Lakers le ganaran a Houston.

Bickerstaff tiene seguro su empleo después de que los Lakers se despegaron en el marcador en la segunda mitad. Desde los pases precisos de Bryant a las volcadas a dos manos de Howard, Los Angeles jugó con estilo, incluso a pesar de que el base Steve Nash se perdió su tercer encuentro consecutivo debido a una pequeña fractura en la pierna.

"Cada día hay un poco más" del sistema de D'Antoni en los Lakers, dijo Bickerstaff.

Por otro lado, los Pistons de Detroit han tenido ventajas de dos dígitos en sus cuatro partidos como locales esta temporada.

Y por fin lograron conservar uno el domingo.

Después de dejar escapar ventajas frente a Phoenix, Oklahoma City y Orlando, los Pistons (2-9) se alejaron en la recta final para derrotar 103-83 a los Celtics de Boston.

Los Celtics, en su cuarto partido en cinco noches, sólo metieron cuatro triples y llegaron a estar abajo hasta por 22 puntos.

"Sabíamos cuál era su situación por el calendario, y queríamos aprovecharla", dijio Lawrence Frank, entrenador de los Pistons. "Aun así Boston fue ultra competitivo esta noche, pero logramos concretar algunos bloqueos clave, y eso nos abrió todo. Hemos obtenido nuestros dos triunfos con una recia mentalidad defensiva. Esa es la única forma en que este equipo va a ganar juegos en forma consistente".

Greg Monroe encabezó a los Pistons con 20 puntos y 13 rebotes, mientras que Jason Maxiell agregó 15 unidades. Detroit tuvo a seis jugadores con cifras de dos dígitos y registró una efectividad del 54,5% en la noche.

"Creo que esos partidos (como locales) nos abrieron los ojos", dijo Monroe. "Todos esos eran juegos que debimos haber ganado, y podríamos haberlos controlado. No diría que perderlos fue algo bueno, pero sí fue algo que nos abrió los ojos".

Jared Sullinger encabezó a los Celtics con 16 puntos, mientras que Kevin Garnett metió 15. 

"No podemos usar el calendario de juegos como una excusa; es la NBA y uno tiene que jugar rachas como esta", señaló Garnett. "Pero cuando ves tantos tiros pegar frente al aro como nos ocurrió esta noche, uno se percata de que las piernas no están respondiendo como siempre. Simplemente tiene que esforzarse para superarlo, y no lo hicimos esta noche".

La única consolación para los Celtics fue que, debido a un esfuerzo concentrado en el último período, Rajon Rondo concluyó con 10 asistencias. Eso extendió su racha con cifras de dos dígitos a 34 partidos, la tercera más larga en la historia de la liga.

En otros encuentros de la jornada, los Knicks de Nueva York vencieron 88-76 a los Pacers de Indiana; los Raptors de Toronto 97-86 al Magic de Orlando; los 76ers de Filadelfia 86-79 a los Cavaliers de Cleveland; los Nets de Brooklyn 99-90 a los Kings de Sacramento; el Thunder de Oklahoma City 119-109 a los Warriors de Golden State y los Trail Blazers de Portland 102-94 a los Bulls de Chicago.