LONDRES—El Chelsea contrató al español Rafa Benítez como técnico interino, hasta el final de la temporada, horas después destituir a Roberto Di Matteo, quien apenas a mediados de este año había guiado al club londinense hacia la conquista de la Liga de Campeones de Europa por primera vez en su historia.

El magnate ruso Roman Abramovich, dueño del club, mostró su impaciencia habitual al echar a Di Matteo, luego que la defensa del título continental se convirtió en una misión casi imposible, a raíz de la goleada por 3-0 sufrida el martes en la cancha de la Juventus.

"Las actuaciones y resultados recientes del equipo no han sido satisfactorios, y tanto el dueño como la directiva consideraron necesario un cambio ahora, para que el club siga avanzando en la dirección correcta, en una parte vital de la campaña", informó el Chelsea en un comunicado.

Horas después, Benítez, de 52 años, fue contratado como el noveno técnico bajo las órdenes de Abramovich. Su llegada se presenta casi dos años después de que el Inter de Milán lo despidió. Dirigió antes al Valencia y al Liverpool, con el que se coronó en la Liga de Campeones en 2005. Benítez, conocido por sus esquemas defensivos, estaba sin empleo desde que el Inter le dio las gracias.

Chelsea está a punto de ser el primer campeón defensor del certamen que cae eliminado en la fase de grupos. Además, el club londinense cayó al tercer puesto de la Liga Premier, luego de un buen comienzo.

Los monarcas europeos informaron en un comunicado que Benítez es un "técnico con experiencia significativa al nivel más alto del fútbol, quien puede llegar y ayudar de inmediato al cumplimiento de nuestros objetivos".

El Chelsea estaba sumido en el caos en marzo, cuando Di Matteo, entonces asistente, sustituyó al portugués Andre Villas Boas, también despedido. El ex mediocampista de Italia fomentó la unidad del grupo y lo llevó a su séptimo título en la Copa FA y a su primera proclamación como monarca europeo, al superar a Barcelona en las semifinales y al Bayern Munich en la final.

"Nunca olvidaremos la gran contribución que él hizo a la historia del club", señaló el comunicado del Chelsea.

Di Matteo con su serenidad característica, había recibido elogios por la manera en que manejó un escándalo de racismo en que se vio inmerso John Terry. Ahora, el Chelsea está envuelto en un incidente similar, luego de acusar a un árbitro de la Liga Premier de proferir insultos raciales contra uno de sus jugadores.

Pese a los logros en la gestión de Di Matteo, de 42 años, Abramovich no tuvo miramientos tras la primera racha de resultados negativos en esta campaña.

En la Premier, el Chelsea había sido líder durante el comienzo de la temporada, pero ahora le han rebasado el Manchester City y el Manchester United. El conjunto londinense ha cosechado apenas dos puntos en sus últimos cuatro cotejos.

El equipo es tercero del Grupo E en la Liga de Campeones, detrás del Shakhtar Donetsk y de la Juve, cuando resta sólo un encuentro de la primera ronda. En su siguiente compromiso, los "Blues" se medirán al Nordsjaelland de Dinamarca, pero serían eliminados incluso si ganan, en caso de que Juventus rescate al menos un punto de su visita a Ucrania.

El próximo partido del Chelsea será en casa. Enfrenta el domingo al Manchester City dentro de la Premier.

"El club enfrenta una tarea difícil para clasificarse a las etapas de ida y vuelta en la Liga de Campeones, y para seguir peleando por el título en la Premier, mientras participa en otras tres copas. Nuestro objetivo es seguir siendo lo más competitivos que se pueda y ser aspirantes en todos los frentes", informó el Chelsea. 

Di Matteo, de nacionalidad italiana y nacido en Suiza, fue contratado en definitiva apenas en junio, tras sus logros como interino.

"¡Guau!, el Chelsea ha echado a su técnico! Es una locura", consideró el zaguero del Manchester United, Rio Ferdinand, mediante su cuenta en Twitter.

———

El periodista de la AP, Chris Lehourites, contribuyó con este despacho.