LONDRES—Rafael Benítez buscará apaciguar el domingo a los seguidores del Chelsea, escépticos sobre su nombramiento como técnico interino, mediante un triunfo sobre el líder invicto Manchester City, en la Liga Premier.

Después de casi dos años sin dirigir a equipo alguno, Benítez fue nombrado el miércoles como reemplazo del italiano Roberto Di Matteo, quien condujo al club londinense a la conquista de la Liga de Campeones de Europa pero lo deja prácticamente sin posibilidades de refrendar ese título.

Ha cambiado mucho desde la última vez que Benítez estuvo en el banquillo en la Premier. Su último partido en seis años como técnico del Liverpool se realizó en mayo de 2010. Entre los sucesos de los últimos años, figura el surgimiento del City como una potencia de chequera respetable.

Tras la conquista del título de la Premier, la temporada anterior, el City volvió a la punta de la tabla, cuatro puntos arriba del Chelsea, de cara al partido en Stamford Bridge.

Manchester United, desbancado de la punta por su rival de la misma ciudad, tras caer sorpresivamente el sábado por 1-0 ante el Norwich, recibe al colista Queens Park Rangers. Una victoria de los locales podría derivar en el despido del técnico del Queens Park Rangers, Mark Hughes, ex jugador del United.

La primera derrota del City en la campaña anterior llegó a manos del Chelsea, y si los campeones europeos pueden repetir el resultado cosechado 11 meses atrás, Benítez avanzará un gran tramo en la labor de convencer a los hinchas, quienes dudan que su contratación por el resto de la campaña represente una mejoría respecto de la gestión de Di Matteo.

"Rafa Benítez es un gran técnico", consideró el volante español Juan Mata. "Tiene mucha experiencia y ha ganado muchas copas con Liverpool, al que puso en un nivel altísimo. Conoce además la Premier".

El primer dilema de Benítez es si envía a la cancha a su compatriota Fernando Torres, quien ha estado errático ante el arco y fue descartado por Di Matteo del encuentro que los Citizens perdieron 3-0 ante Juventus el martes, en la Liga de Campeones. Benítez y Torres tuvieron una buena relación en Liverpool, donde el delantero alcanzó el mejor nivel de su carrera.

El sábado, además del encuentro del United, el West Bromwich, que marcha cuarto en la liga, buscará continuar su arranque sorpresivo de campaña, al visitar la cancha del Sunderland. El Everton, que es quinto, recibirá al Norwich.

La jornada sabatina se completa con Stoke-Fulham, Wigan-Reading y Aston Villa-Arsenal.

El domingo, el técnico de Liverpool, Brendan Rogers vuelve al estadio de Swansea por primera vez desde que dejó al club galés para mudarse al inmueble de Anfield en esta campaña. Southampton recibe al Newcastle y Tottenham es anfitrión del West Ham.