BARCELONA, España—En una decisión que podría costarle más que tres puntos, el técnico José Mourinho sorpresivamente dejó el sábado en la banca al arquero y capitán del Real Madrid, Iker Casillas, en la derrota 3-2 ante el Málaga, un resultado que agravó la crisis del campeón español en la liga doméstica.

Mourinho envió a Casillas a la banca y en su lugar atajó Adán Garrido.

Casillas, de 31 años, es titular indiscutible desde hace 10 años en el Madrid, donde los hinchas lo adoran, y además es el arquero titular y capitán de la selección española que ganó las dos últimas Eurocopas y el Mundial de 2010.

El portero había jugado en todos los partidos con Madrid esta temporada excepto por un encuentro de la Liga de Campeones, cuando el club ya tenía asegurado su puesto en los octavos de final, y dos partidos por la Copa del Rey.

Las relaciones entre Mourinho y los jugadores ya estaban deterioradas por el bajón del equipo, y la crispación probablemente aumentará tras el partido del sábado.

"Nos ha sorprendido, Iker es nuestro capitán", dijo el defensor del Madrid Sergio Ramos.

Mourinho justificó su decisión en que Adán estaba en mejor forma.

"Es una decisión técnica, del entrenador, que analiza la situación, los jugadores que están a disposición y elige su equipo para jugar. Es una decisión puramente técnica", dijo Morinho tras el partido. "Podéis inventar las historias que queráis, pero es una decisión técnica, nada más".

La derrota, la cuarta en nueve partidos como visitante, hundió al Madrid a 16 puntos del líder Barcelona en el campeonato español.

Mourinho defendió a Adán, y aseguró que la decisión sobre el portero no influyó en el resultado.

Sin embargo, Madrid no había permitido tres en un partido de liga desde una derrota por 3-1 frente al Barcelona hace un año, y fue la primera ocasión en que concedió tres goles a un equipo español diferente a su archirrival desde abril de 2011.

Casillas es ampliamente considerado, tanto en España como en el exterior, uno de los mejores en su puesto, y ha sido escogido el mejor arquero del mundo durante cuatro años seguidos en la votación de la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales, FIFPro. Se espera que gane de nuevo el próximo mes.

La última vez que no fue titular en un partido de liga fue el 5 de mayo, cuando el Madrid ya había asegurado el título de la temporada pasada.

"No, no temo por mi puesto", aseguró Mourinho el sábado ante una pregunta de la prensa.

Pero, acto seguido, concedió: "Sabemos que el fútbol no tiene memoria, que no cuenta el ayer, sino el hoy, y no los títulos que has ganado".