MIAMI—LeBron James agranda su racha de partidos anotando al tiempo que fortalece su asombrosa trayectoria de juego sin cometer faltas.

Y la nueva racha de triunfos del Heat de Miami también perdura, justo cuando se apresta para un partido navideño contra Oklahoma City.

James anotó 30 puntos, Dwyane Wade añadió 21 y repartió siete asistencias al tiempo que el Heat se valió de una gran actuación en el tercer cuarto para doblegar el sábado por 105-89 al Jazz de Utah.

James también capturó nueve rebotes y dio siete asistencias para el Heat, líder de la Conferencia Este, que ganó su cuarto partido consecutivo. Su próximo encuentro contra Oklahoma City es una repetición de la final del año pasado en la NBA. Shane Battier encestó 15 tantos y Ray Allen otros 13 para Miami, que comenzó la segunda mitad con una ofensiva de 22-6 para armar una ventaja de 69-49.

"Nos vemos como el equipo de basquetbol del Heat de Miami", dijo satisfecho su entrenador, Erik Spoelstra.

Marvin Williams anotó 16 para Utah, que también obtuvo 15 de Gordon Hayward y 11 de Paul Millsap.

El Jazz jugó la segunda mitad sin Mo Williams, quien al parecer se golpeó su pulgar derecho. Luego de aplicarle estudio de radiografía se mostró inquieto sobre la posible gravedad de la lesión, pues dijo que le recordaba una lastimadura seria que tuvo en 2008. Anunció que el lunes tendrá una ecografía.

Miami no contó con Chris Bosh, que de acuerdo con el equipo se quedó en casa debido a un resfriado. Incluso sin su titular más alto, el Heat consiguió superar en rebotes al Jazz por 39-38.

James ha anotado al menos 20 puntos en los 24 juegos del Heat en esta temporada, con lo que igualó la racha más larga de por lo menos 20 tantos al arranque de una campaña desde que Karl Malone la consiguió en la temporada 1989-1990 cuando jugaba para Utah.

Quizás fue apropiado que James empatase el récord de Malone en un partido contra el Jazz.

"Karl Malone es un gran jugador", dijo James antes del encuentro. "A propósito, un jugador impresionante".

Este fue también el 29no partido consecutivo de temporada regular en el que James convierte al menos 20 puntos y el 45to en general.

Por su parte, Steve Nash se deslizó por la zona, penetró la defensiva y creó tiros para Kobe Bryant una y otra vez, justo como lo ha hecho para sus compañeros en su brillante carrera de 17 años en la NBA.

Un buen tiempo para acoplarse.

Bryant acumuló 34 puntos y 10 rebotes, Nash terminó con 12 unidades junto con nueve asistencias en su primer partido en casi dos meses y los Lakers de Los Angeles remontaron un déficit de 14 tantos en el último cuarto para vencer 118-115 en tiempo extra a los Warriors de Golden State.

"Es fácil. Es muy fácil. Es más que fácil", dijo Bryant sobre jugar con Nash, quien se ausentó por 24 partidos consecutivos para recuperarse de una pequeña fractura en la pierna izquierda. "Junta a dos jugadores que hacen cosas opuestas y eso funciona muy bien. Cuando tengo un rebote, trato de poner el balón en sus manos porque sé que voy conseguir un tiro fácil".

Mientras la defensa es todavía un problema para los Lakers, la ofensiva no tuvo complicaciones en el regreso de Nash.

Metta World Peace y Nash le dieron la ventaja a Los Angeles en diferentes momentos con sendos triples en los últimos minutos del tiempo regular, hasta que los Warriors se recuperaron. World Peace convirtió 20 unidades y Nash conectó el tiro de los últimos puntos del tiempo de prórroga que le dio a los Lakers su cuarto triunfo consecutivo.

Este tuvo 20 volteretas en el marcador, ocho empates y un lleno total de 19.596 espectadores que celebraron cada posesión como si fuera la última.

"Jugar 40 minutos después de siete semanas fue más de lo que yo pudiera pedir", dijo Nash. "Me sentí con buen ritmo. Me sentí bien. Ya veremos (el domingo). Tengo que seguir trabajando. Sé que habrá dolor, pero ya estoy acostumbrado a eso".

Jarrett Jack anotó 29 puntos y David Lee tuvo 20 unidades y 11 rebotes en una jornada decepcionante para Golden State, que había ganado 11 de 14 partidos en su mejor arranque en 20 años. Como tantas veces ha ocurrido en esta sesgada rivalidad californiana, los Lakers finalizaron imponiéndose.

En el resto de la jornada, Atlanta venció 92-75 a Chicago, Detroit 96-87 a Washington, Miami 105-89 a Utah, Houston 121-96 a Memphis y Indiana 81-75 a Nueva Orleáns. También, Cleveland superó 94-82 a Milwaukee, Denver 110-88 a Charlotte y Portland 96-93 a Phoenix.