DENVER—Desde la recuperación de Peyton Manning luego de cuatro cirugías en el cuello, al regreso de Adrian Peterson después de tener la rodilla destrozada, hasta la lucha de Chuck Pagano en contra de la leucemia, éste ha sido el año de los regresos en la NFL.

La temporada ha quedado marcada por las tragedias, el reemplazo de oficiales y un escándalo por el pago de bonos a jugadores que lastimen a oponentes, serán cuestiones que también quedarán en la memoria, pero esta temporada es una en la que varios grandes del juego no sólo recuperaron su antigua forma, sino que de algún modo se superaron.

Siempre hay historias para sentirse bien sobre aquellos que vencen las probabilidades y cuerpos rotos que recuperan al menos una pequeña porción de su gloria pasada. Pero este año nos ha ofrecido una gran cantidad de ellas.

¿Quién hubiera imaginado que Manning podría recuperar su calidad de jugador más valioso al inicio de la campaña? O bien, ¿qué tal el regreso de Peterson menos de nueve meses después de haber destrozado su rodilla izquierda? O el caso de Jamaal Charles, quien volvió mejor que nunca después de sufrir una lesión similar.

Luego está Pagano, quien ha vencido al momento al rival más grande de su vida.

Hace un año, Manning estaba en medio de cuatro operaciones en el cuello para solucionar una lesión en un nervio que había causado que su brazo derecho se atrofiara y lo dejara en la banca la campaña entera. Poco después, se despidió con lágrimas en los ojos de Indianápolis, una ciudad a la que recolocó en el mapa de la NFL, e hizo mancuerna con John Elway en Denver.

La rodilla izquierda de Peterson aún estaba hinchada luego de que quedara destrozada la Nochebuena, una lesión similar a la que padeció Charles a principios de la temporada pasada. Sin embargo, ambos han desafiado a la medicina y la creencia convencional al volver aún mejores corredores de lo que fueron antes de lesionarse.

La pelea de Pagano empezó hace tres meses, cuando se dio a conocer que tenía cáncer, lo que forzó que durante su primer año como entrenador de los Colts tuviera que pedir tiempo personal para someterse a tratamientos de quimioterapia. Volvió a trabajar esta semana, cogiendo las riendas del asistente Bruce Arians, quien dirigió al equipo a una postemporada sorpresiva en su ausencia.

"Cuando le pedí a Bruce que se hiciera cargo del equipo, le pedí que hiciera un gran trabajo. Maldito Bruce, ¿tenías que salir a ganar nueve partidos?", dijo Pagano. "Algo muy difícil de superar".

Si todo sale bien en la práctica de esta semana, Pagano estará en la banca para el final de la temporada regular ante Houston. Una última afinación para el partido de comodín en los playoffs de la Conferencia Americana que nadie pensó que estuviera reservado para los Colts tan poco tiempo después de despedir a Manning, que cambió equipo, entrenadores, ciudades y colores aunque no perdió nada de lo demás en este 2012.

A pesar de tener un Nuevo equipo a su alrededor y 36 años en el cuerpo, este fundamental quarterback ha tenido una de las mejores temporadas en su carrera. Manning impone récords para el equipo casi cada semana y ha completado 68% de sus pases para acumular 4.355 yardas con 34 TD y apenas 11 intercepciones.

Y él insiste que aún no está ni cerca a lo que era antes, que todo lo que puede hacer es maximizar lo que le queda en el cuerpo.

"Sé que no me creen cuando les digo esto; sigo aprendiendo sobre mi físico y sobre lo que puedo hacer, esa es la verdad", dijo Manning luego de llevar a Denver a su 10ma victoria consecutiva. "Aún hay cosas que son más difíciles de lo que solían ser, entonces (hay) cosas que aún tengo que trabajar desde el punto de vista de la rehabilitación y de la fuerza. Así son las cosas y quizá así sea en adelante, no lo sé".

Peterson, por su parte, es descaradamente claro en su deseo de reconocimiento luego de superar la rotura de los ligamentos cruzado anterior y colateral medio de su rodilla izquierda, en la que requirió el mismo tipo de cirugía que convierte a los jugadores dominantes en cualquier persona.

Hay una larga, larga lista de jugadores que han acortado sus carreras debido a ese tipo de lesiones. Pero Peterson volvió a la alineación de los Vikings en menos de nueve meses después de la operación, y con 1.898 yardas en el año, más que nadie en la liga, está a 207 yardas de batir el récord de la NFL en yardas ganadas en una temporada que ostenta Eric Dickerson. Podría superar la marca con un gran partido el domingo ante Green Bay, con un puesto de playoffs a la vista para los Vikings.

Con su típica confianza inquebrantable, Peterson dijo en una entrevista reciente con The Associated Press que está esperando ganar el premio al regreso del año.

"Creo que tengo ese en la bolsa, especialmente por cómo le he dicho a la gente que volvería más fuerte y mejor que nunca", dijo.

En otro regreso, el linebacker de Carolina Thomas Davis, que ha batallado luego de romperse tres veces el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha— 2009, 2010 y 2011— para convertirse en el mayor contribuyente en la defensiva de los Panthers este año. Ningún jugador en la historia de la NFL ha vuelto luego de romperse el mismo ligamento anterior cruzado tres veces distintas.

Por su parte, Charles se perdió casi toda la temporada de 2011 con el mismo ligamento roto, aunque de la rodilla izquierda. Sin embargo, ha corridor para 1.456 yardas. Podría romper su propio record de yardas conseguidas en un año el próximo domingo en contra de los Broncos.

Charles, Peterson y Davis están major que nunca. Manning quizá también, aunque no lo dirá jamás.

"Si ha perdido algo, no sé qué sea", dijo el receptor de los Broncos Brandon Stokley, que jugó con Manning en su mejor época en Indianápolis. "Estoy seguro que en algunos casos está mejor que nunca. Y siempre ha sido muy bueno".

———

El escritor de The Associated Press Dave Campbell, Michael Marot y Dave Skretta contribuyeron con este despacho.