MEXICO—Cuando falta un par de días para iniciar su primera temporada como entrenador, Antonio Torres Servín dijo el jueves estar ilusionado por el reto que significa dirigir a los Pumas en el torneo Clausura mexicano.

Tras ganar dos de tres partidos como entrenador interino, Torres Servín fue elegido por la dirigencia universitaria para quedarse con el cargo en forma definitiva.

"Estoy tranquilo y con la ilusión de que inicie el torneo", dijo Torres Servín en rueda de prensa. "Obviamente con el ánimo de que se nos den bien las cosas. Tengo esa ilusión de un novato, pero estoy tranquilo en el sentido de que se está trabajando bien".

Torres Servín fue jugador de los Pumas durante cinco años entre 1986 y 1991 y luego militó con otros cinco equipos de locales antes de retirarse en 2003. Su primera oportunidad para dirigir en primera fue la campaña pasada en relevo por Joaquín Del Olmo y por Mario Carrillo, quienes fueron cesados por malos resultados.

"No vamos a hacer experimentos ni nada, será lo que hemos venido trabajando y entrenando. Afortunadamente cuento con todo el plantel, que está al ciento por ciento", agregó el entrenador de 44 años de edad.

Los Pumas, uno de los cuatro equipos más importantes del país, acumulan tres temporadas consecutivas sin clasificar a la fase final y Torres Servín quiere ponerle fin a esa racha.

"Los torneos no son fáciles, debemos concentrarnos al ciento por ciento y respetar a todos los rivales, trabajar al doble los partidos porque hay que hacer un buen torneo para volver a los primeros planos", añadió el estratega. "Sabemos que la afición quiere que estemos en los primeros lugares y vamos a esperar que nos apoyen y poco a poco, con el accionar del equipo, nosotros logremos ir metiendo cada vez más gente al estadio".

Los Pumas abren la temporada el domingo cuando reciban al Atlas, un serio candidato a perder la categoría.

"Nos enfrentamos a un rival que tiene sus problemas, como todos los equipos, pero estamos muy conscientes de que no será nada fácil", concluyó Torres Servín.