KANSAS CITY, Misurí, EE.UU.—El linebacker de los Chiefs Jovan Belcher tenía un nivel de alcohol que era el doble del límite legal cuando le disparó nueve tiros a su novia y se suicidó frente al técnico y el gerente general del equipo, según reveló el lunes la autopsia.

El informe abre interrogantes sobre si la policía pudo haber hecho más para impedir la tragedia del 1ro de diciembre. Cinco horas antes, la policía había encontrado a Belcher durmiendo en su auto, pero dejó que se fuese a un departamento cercano para recostarse.

Cuando se hizo la autopsia, el nivel de alcohol en la sangre del jugador de 25 años era de 0,17, más del doble que el límite permitido para manejar un vehículo en Misourí, que es de 0,08. Y probablemente era más alto todavía cuando mató a su novia Kasandra Perkins, de 22 años, en la casa que compartían.

Un informe previo de la policía indicó que Belcher salió con otra mujer que estaba viendo la noche previa, mientras que Perkins fue a un concierto con amigas.

Los policías que encontraron a Belcher durmiendo en su Bentley frente al departamento de la mujer le dijeron que apagase el motor y el jugador lo hizo, según el informe.

Agrega que Belcher "al principio dio muestras de que podía no estar con todas sus facultades (adormecido y desorientado)". Pero el informe asegura que después de unos minutos "su comportamiento y su forma de comunicarse se hizo más fluida y coherente".

Los agentes no olieron alcohol ni percibieron indicios de que se pudiese tornar "violento o inestable en el plano emocional".

Belcher llamó a su novia, pero esta no respondió al teléfono.

Le preguntó a los agentes si podía pasar la noche en el departamento. Dos mujeres que estaban levantadas le dieron refugio. Dijeron que Belcher "parecía ebrio" pero "de buen ánimo", de acuerdo con el informe policial.

Belcher durmió un par de horas y al día siguiente se fue temprano a la casa que compartía con Perkins, ambos discutireron y Belcher le disparó varios tiros. Besó a Perkins, a su madre, a su hijita y salió corriendo. Se fue al estadio Arrowhead, donde se pegó un tiro frente al técnico Romeo Crennel y al gerente general Scott Pioli.