SANTIAGO, Chile—Chile venció 2-1 a Senegal en un partido amistoso con que el nuevo seleccionador nacional Jorge Sampaoli inició su misión de llevar a Chile al Mundial de Brasil 2014.

Carlos Muñoz y Fernando Meneses anotaron en el segundo tiempo los goles con los que Chile le dio la vuelta al marcador tras un temprano tanto de Papé Sané.

Durante el primer tiempo, Chile tuvo un despegue deslucido. No mostró el fútbol de marca y presión que el nuevo técnico nacional impuso en Universidad de Chile, equipo que dirigió hasta que a comienzos de diciembre fuera designado para reemplazar al despedido Claudio Borghi.

El equipo que alineó Sampaoli estuvo integrado sólo con jugadores del medio local, ocho de ellos de la "U". Careció de profundida en el ataque y su defensa no mostró solidez, viéndose superada en ocasiones por la velocidad de los escasos ataques senegaleses.

Fue precisamente un rápido contragolpe senegalés el que aprovechó su delantero Papé Sané, a los 10 minutos, para con tiro cruzado doblegar la débil resistencia que opuso el portero Johnny Herrera.

En la segunda etapa, Chile mejoró algo al realizar cambios y comenzó a llegar con mayor claridad sobre el pórtico senegalés. Agilizó las acciones y procuró jugar más en profundidad.

A los 51 minutos, Carlos Muñoz conectó de cabeza un centro desde la derecha para vencer la resistencia del portero de Senegal y marcar el 1-1 cuando el dominio chileno era claro. Algunos jugadores alzaron su juego y el volante Fernando Meneses estableció el 2-1 al definir de penal a los 64.

El triunfo de Chile fue inobjetable, pero mostró flaquezas ante un rival modesto con escaso fútbol. Es el primer triunfo chileno desde septiembre del año pasado cuando empezara una racha de cinco derrotas consecutivas, tres de ellas por las eliminatorias.

Senegal terminó jugando con 10 jugadores por expulsión por doble amonestación del defensor Moussa Dione

El partido amistoso con el cuadro africano, que se disputó la noche del martes en la ciudad de La Serena, a 480 kilómetros al norte de esta capital, es el primero de los tres que Chile tiene contemplado disputar antes de jugar en marzo contra Perú y Uruguay en la reanudación de la elminatorias mundialistas sudamericanas.

El zaguero y capitán chileno José Rojas admitió que Chile no jugó un gran partido, pero señaló que "siempre cuando se gana hay posibilidades de seguir mejorando".

El sábado, Chile jugará con Haití en la sureña ciudad de Concepción y concluirá su preparación el 6 de febrero en un encuentro a disputarse en Madrid ante Egipto. En esa oportunidad el técnico tiene considerado jugar con jugadores que militan en el exterior.