BRASILIA, Brasil—Los obreros trabajan intensamente pero sin prisa para completar los estadios que servirán de sede de la Copa de las Confederaciones de fútbol este año en Brasil.

De las seis sedes previstas para el torneo de la FIFA, que sirve como una prueba de los preparativos para el Mundial de 2014, dos ya completaron su fase de reforma, el Minerao de Belo Horizonte y el Castelao de Fortaleza, mientras que los restantes tienen en promedio más de 80% de los trabajos concluidos, según las autoridades.

El Estadio Nacional Mané Garrincha, de Brasilia, que recibirá el partido inaugural de la Copa, alcanzó el 87% de obras concluidas hasta finales de diciembre, y tiene a 4.000 obreros que trabajan en tres turnos para concluir el proyecto dentro del plazo de entrega en abril, según el último informe del comité organizador del torneo.

La Copa Confederaciones será disputada del 15 al 30 de junio entre ocho selecciones, una por cada una de las confederaciones del fútbol mundial además de Brasil, como país sede, y España, como monarca mundial.

En el partido inaugural, a disputarse en Brasilia, el país sede enfrentará a Japón.

Pero mientras las obras de la capital brasileña avanzan casi sin contratiempos, el Estadio Maracaná de Rio de Janeiro, que será sede de la final, ha sufrido algunas dificultades.

Hasta finales de diciembre, el legendario escenario deportivo tenía 79% de las obras concluidas, y aún tiene pendientes la instalación del techo, implantación del drenaje de la cancha, acabados de baños y rampas de acceso a las graderías, entro otros aspectos, de acuerdo con los organizadores del torneo.

Con 5.000 trabajadores ocupados día y noche en su conclusión, el Maracaná ha sido centro de una disputa por la demolición de un edificio histórico que fue sede del Museo del Indio, al lado del estadio, y que debe dar lugar a un estacionamiento. Indígenas ocuparon el inmueble y presionan para que la estructura sea preservada.

En mejores condiciones aparece el estadio Fonte Nova de la ciudad costera de Salvador, con 90% de las obras concluidas y tiene previsto entregar la sede concluida el 28 de febrero, con la expectativa de celebrar un partido inaugural el 29 de marzo, día de la fundación de la ciudad.

El recinto de Salvador recibirá tres partidos de la Copa, incluido el de definición del tercer lugar del torneo, el 30 de junio.

Un poco más al norte, en Recife, la Arena Pernambuco muestra 83% de conclusión de las obras concluidas en el único de los seis estadios de la Copa que fue enteramente construido nuevo, sin partir de una estructura previamente existente.

Pero mientras las obras en los estadios marchan de manera satisfactoria, Brasil ha avanzado menos en remozar sus aeropuertos, considerados pequeños y anticuados para un flujo masivo de visitantes, y en algunos casos, como Brasilia, las obras de ampliación y modernización están recién comenzando, advierten los organizadores.

Lo mismo ocurre con obras de movilización urbana en las ciudades mundialistas, como líneas exclusivas para buses, trenes y líneas de metro, que acusan serios atrasos en prácticamente todas las ciudades.

Pese a las demoras, el gobierno ha insistido en que las obras estarán completas a tiempo para el Mundial de 2014, que se disputará en las seis ciudades que albergarán la Copa Confederaciones además de Cuiabá, Curitiba, Porto Alegre, Manaus, Natal y Sao Paulo.