FOXBOROUGH, Massachusetts, EE.UU.—Bill Belichick tiene una buena costumbre. Dirige equipos en Super Bowls.

John Harbaugh ha establecido también una buena tendencia: ganar partidos de playoffs.

Cuando se enfrenten el domingo por segundo año consecutivo en el partido de campeonato de la Conferencia Americana, los Patriots de Belichick y los Ravens de Harbaugh ofrecerán nuevas pruebas del valor de la estabilidad.

Belichick ha ocupado el puesto desde el 2000 y ha ido a cinco Super Bowls, ganando los tres primeros. Otro viaje al partido titular y empatará con Don Shula.

"Él nunca cambia", dijo el veterano guardia Logan Mankins. "Siempre es lo mismo. Él dirige de la misma forma. Demanda las mismas cosas. Así que cuando tienes a ese líder en ese papel, pienso que es fácil para todo el mundo seguir la pauta".

Harbaugh ha conseguido algo que no han logrado ni Belichick ni Shula ni ningún otro coach en la NFL: ganar en la postemporada en sus cinco años en el puesto. Ha participado además en siete partidos titulares de conferencia, cuatro como asistente en Filadelfia.

"No hay nada como los playoffs en la NFL", dijo Harbaugh. "Nunca he estado en otro deporte, así que me es difícil compararlo con una serie de siete juegos o algo similar. Pero no puedo imaginar nada más excitante que estar en los playoffs de la NFL y llegar a los juegos de campeonato y al final al Super Bowl. Para mí, es el pináculo del deporte".

Belichick y Harbaugh han llegado al pináculo en la Conferencia Americana, algo que no es suficiente para ellos. Ambos van a mantenerse fieles a sus filosofías y personalidades cuando tratan de guiar a sus equipos al duelo titular en Nueva Orleáns.

Para Belichick, eso significa un alto nivel de secreto, rehusándose a proveer comidilla para controversia o revelar nada cuando se le pregunta cómo los Patriots (13-4) han tenido tanto éxito bajo su mando. Belichick fracasó en su primer intento como coach en Cleveland, pero su trabajo en Nueva Inglaterra es la envidia de sus colegas.

Por supuesto, ayuda mucho tener a Tom Brady en sus filas.

Brady enfatiza que la consistencia de Belichick es clave para ese éxito.

"El coach habla de cada uno haciendo su trabajo", dijo Brady. "Cualquiera que sea tu papel—tercer receiver, tercer running back—tienes que realizar tu tarea. Sabes que cuando llaman tu número ... todo el mundo está contando contigo. la expectativa es que juegues a nivel máximo".

Harbaugh, un ex entrenador de equipos especiales que llegó al Super Bowl en el 2004 con los Eagles, se ha ajustado bien a lo largo de su tiempo con Baltimore (12-6). Cuando llegó a los Ravens, el equipo tenía una defensiva de primera. Recientemente, se han vuelto más dependientes de su ataque.

Pero no importa las circunstancias, Harbaugh enfoca su tarea de la misma forma. incansablemente.

"Lo damos todo en prácticas y en partidos. Tratamos de tener una fisicalidad y una dureza en todo lo que hacemos", dijo el veterano Matt Birk. "Tenemos la voluntad de trabajar duramente, y lo hacemos, y todo ello proviene del coach Harbs".

Harbaugh tiene un récord de 6-3 en los playoffs, incluyendo una victoria de 33-14 como visitante de los Patriots hace tres años. ha perdido en ambos viajes al partido de campeonato de la conferencia, incluyendo 23-20 ante Nueva Inglaterra en enero pasado.

Si lleva a los Ravens a su primer Super Bowl desde el 2000, pudiera enfrentarse con su hermano menor, Jim, cuyos 49ers se disputan con los Falcons el título en la Nacional.