BUENOS AIRES—La justicia investiga los violentos incidentes ocurridos el domingo entre la policía y simpatizantes de Newell's Old Boys que obligaron a suspender un partido entre ese equipo argentino y su tradicional rival Rosario Central.

La jueza de la ciudad de Rosario Alejandra Rodenas dijo el lunes a periodistas que por la trifulca entre hinchas rojinegros con la policía en las instalaciones del estadio de Newell's hay nueve personas detenidas y un agente sufrió una herida de bala. Los hechos ocurrieron horas antes del amistoso que estaba programado para jugarse en el estadio de Rosario Central, a donde sólo se permitía el ingreso a los seguidores de ese club.

Versiones periodísticas señalaron que los hechos de violencia se produjeron después de que simpatizantes de Rosario Central que se trasladaban en un ómnibus arrojaron objetos contra las instalaciones del estadio de Newells cuando pasaban por las inmediaciones y en momentos en que había mucha gente en las piscinas de natación y descansando. Eso aparentemente generó la reacción violenta de los seguidores del equipo rojinegro que terminaron enfrentados con la policía.

Pero la jueza señaló que la trifulca habría comenzado cuando varios simpatizantes de Newell's "agredieron a unos vehículos" que se dirigían a la zona donde se encuentra el estadio de Rosario Central.

La magistrada señaló además que investiga por qué estaba abierto el estadio de Newell's si el partido era en el estadio de su rival y al respecto señaló que "si había actividades sociales, recreativas, que se podrían haber evitado, eso también va a ser motivo de investigación".

Asimismo afirmó que las cámaras de seguridad "para captar el escenario de los hechos" en el interior de las instalaciones de Newell's "no funcionaron, el disyuntor saltó y hay una puerta forzada por lo que se han ordenado las pericias respectivas".

En cuanto al accionar policial, que fue criticado por directivos de Newell's debido a que al parecer los agentes entraron al club disparando balas de gomas, la magistrada señaló que los efectivos procuraron disuadir a los simpatizantes del equipo rojinegro que inicialmente intentaron acceder a una zona cercana y luego se refugiaron en el estadio.