BARCELONA, España—Luego de dar sus primeros indicios de vulnerabilidad, el campeón defensor Barcelona visita al Málaga el jueves, en busca de inclinar la balanza en una serie empatada 2-2 para seguir adelante en la Copa del Rey, donde su probable rival en semifinales sería nada menos que el Real Madrid.

Después de navegar sin contratiempo alguno durante la primera mitad de la campaña, el Barcelona no ha lucido en dos encuentros consecutivos. Ahora, se ve obligado a ganar.

Un día antes, el Madrid visita la cancha de Valencia, al que venció 2-0 en la ida. Los merengues aplastaron 5-0 al equipo che en la liga el domingo.

En la otra llave, Atlético de Madrid visita al Real Betis el jueves, en busca de salvaguardar una ventaja de 2-0 en la ida. Sevilla será anfitrión del Real Zaragoza el miércoles, tras un empate sin goles en el primer encuentro.

La semana pasada, el Barcelona consiguió apenas el empate en casa pese a que Málaga se quedó con 10 hombres. Un gol de Ignacio Camacho a los 90 minutos significó la igualdad.

Y el sábado, el conjunto catalán cayó 3-2 ante la Real Sociedad, luego de tener ventaja de dos tantos. Los vascos anotaron el gol del triunfo en los descuentos.

El volante Cesc Fábregas reconoció que los dos últimos resultados han sido "negativos", pero confió en enderezar la situación en La Rosaleda.

"Es la primera final, un partido muy importante porque queremos llegar a todas las finales y con opciones de ganar", dijo en una conferencia de prensa. "Es un partido vital, complicado y contra un gran equipo que nos ha puesto las cosas complicadas con el 2-2 en el Camp Nou, pero no tenemos que perder nuestra identidad y confianza en nuestro juego. Jugaremos bien y sacaremos un buen resultado".

El bajón inesperado del Barsa llega en la misma semana en que su arquero Víctor Valdés, indiscutible titular del equipo en la última década, anunció que no renovaría su contrato después de la próxima temporada.

Y en otro hecho que se sumaría a la turbulencia en el club, el técnico Tito Vilanova no estará en el banquillo para el cotejo contra el Málaga. Algunos medios reportaron que el entrenador viajó a Nueva York para buscar más tratamiento luego de una cirugía para extirparle un tumor de la garganta. El asistente Jordi Roura ocupará su lugar por segunda vez desde diciembre, cuando se practicó la cirugía a Vilanova.

Fábregas dijo que respetaba la decisión de Valdés, de concluir su carrera en otro equipo, y no consideró que la situación afecte el desempeño del guardameta o del club.

"Tendríamos que estar preocupados si le viéramos cabizbajo o mal, pero en los entrenamientos parece un cadete que sube al primer equipo a entrenar, porque lo hace como nadie, está en un momento excepcional", afirmó. "Le respetamos como compañero, por lo que da al club".

Barcelona tendrá de vuelta a David Silva, ausente durante tres encuentros tras un tirón en un muslo. Villa ha anotado 10 goles en todas las competiciones esta temporada, con lo que es el segundo mejor artillero del equipo, detrás de los 39 tantos del argentino Lionel Messi.